Uno de los festivales latinoamericanos más importantes y de renombre es el Festival Viña del Mar (Chile), que muchos lo equiparan al Festival de San Remo (Italia).

El primer festival se realizó en el año de 1960 cuyo origen se remonta a una feria realizada por los alumnos de la Escuela de Bellas Artes, donde se organizó una competencia única en el cual debían presentar una canción original cuyo motivo fuera Viña del Mar, todo esto auspiciado por el entonces Alcalde de la ciudad Gustavo Lorca y Carlos Ansaldo, director del Departamento de Turismo y Relaciones Públicas.

La Quinta Vergara que fue el lugar escogido para tal evento, en la actualidad se mueve y respira música con los artistas invitados, con una capacidad de 15.000 asistentes (hay lleno absoluto), que también es transmitido en vivo, disfruta del plato fuerte que son sus artistas invitados.

Hay dos premios insignia de este festival (además del entregado al participante de la canción inédita), la Gaviota de plata que es entregada al artista invitado que el público elige o más bien exige y la Gaviota de oro es entregada al reconocimiento de trayectoria, que también lo dan los asistentes.

Precisamente ambas Gaviotas fueron entregadas al samario Carlos Vives en esta entrega, que encendió a Viña del Mar con su vallenato.  Sobra decir que este reconocimiento es más que merecido, pues, mi compatriota hizo mucho al rescatar este género folclórico que estaba en el limbo para las nuevas generaciones, cabe recordar su participación como protagonista en la novela basada en la obra de ‘Rafael Escalona’, que en su momento fue un boom y que de ahí nació su primer trabajo discográfico ‘Clásicos de la Provincia’ donde hizo covers de las canciones de los maestros Rafael Escalona, Alejo Durán, Leandro Díaz, Jaime Molina, entre otros.

De ahí pasó al ‘Rock de mi Pueblo’, que es una fusión de dos géneros fuertes y opuestos (vallenato/rock) pero que resultó en un trabajo exquisito donde hay derroche de sonidos electrónicos con instrumentos exclusivos del folclor colombiano,  que tuvo gran aceptación demostrando que un artista de verdad, sabe trascender y evolucionar.

El detalle agradable de la noche, fue cuando Carlos regaló su Gaviota de plata a alguien del público, acto que en cuestión de segundos se volvió tendencia en Twitter, dando un ejemplo a aquellos artistas que se comportan mal con sus seguidores, pues gracias a ellos están donde están.

Carlos Vives puso a sus pies al mítico monstruo…

https://www.youtube.com/watch?v=imy8nE4dqm8

Tags: , , , ,

Related Article