El infinito soñador del soul: Charles Bradley

El infinito soñador del soul: Charles Bradley

El hombre que pasó de ser un simple imitador de James Brown, hasta convertirse en un verdadero embajador del soul.

Los sueños pueden llegar a cumplirse, aunque estos se concreten muchos años después de lo previsto. Para Charles Bradley así sucedió, grabó su primer disco a los 63 años, cuando se esperaba que cumpliera con lo establecido tradicionalmente para un hombre de su edad: jubilarse, vivir una vida más tranquila. Sin embargo, la inocente meta de Bradley, lo llevó a marcar su nombre por todo el planeta. 

Su vida fue sumamente complicada. Analfabeta, proveniente de una familia sin recursos. Vivió en el metro de Nueva York cuando era niño, y se enfrentó con la muerte al perder a su hermano y posteriormente a su madre. Pasó por varios empleos para sobrevivir, hasta que consiguió un trabajo como imitador de James Brown en Brooklyn.

Charles Bradley

Durante cuarenta años fue imitador del ‘Padrino del soul’. Parecía que sus días terminarían de esa manera, pero incitado por un amigo, decidió dejar una cinta con sus actuaciones en Daptone Records – sello discográfico de Broklyn, impulsor del soul – tiempo después fue contratado como corista, y en el año 2011 hizo su debut con No Time for Dreaming. 

Paso a paso, Bradley fue imprimiendo un estilo propio a su voz, dotándola cada vez más de fuerza, pasión y notas desgarradoras que explotó en 2013 con el lanzamiento de Victim of Love, un álbum lleno de sentimentalismo soul. 

En 2016 publicó su tercer disco, Changesexaltando sus raíces afroamericanas y mostrando su preocupación ante el racismo latente. 

Hace unas semanas Daptone Records anunció que Bradley suspendía su gira a causa del cáncer. Lamentablemente falleció este 25 de septiembre, dejándonos melodías llenas de pasión, coraje, entrega y amor que retumbarán siempre de aquí hasta las estrellas.