El reguetón en sus inicios no parecía tan malo, pero con el pasar del tiempo se volvió básico, vulgar, misógino, sin aportar nada al mundo de la música y aún así continúa enamorando a sus adeptos y enfureciendo a sus detractores.

Ya hace algún tiempo se han venido realizando campañas en contra de las letras misóginas del mal nombrado ‘género urbano’.

Concienciar a la comunidad de lo que escuchan niños y jóvenes hoy en día, es tarea de no acabar, porque al parecer este ritmo no ha perdido popularidad, sino todo lo contrario.

La condecoración por parte del gobernador de Antioquia – Colombia y además ese nombramiento ridículo de ‘poeta urbano’ a Maluma, no sólo generó polémica, también causó gran descontento en la población. Un personaje que ni siquiera sabe qué es lo que canta (por decirlo de alguna forma), que no tiene ni idea de composición, le den semejante título, es una falta de respeto a todos los artistas que con mucho esfuerzo se prepararon para serlo.

Ahora a media población cantante les dio por hacer colaboraciones con reguetoneros y mezclarle ese repetitivo beat a casi todas sus canciones dejando en el olvido el pentagrama musical.

Hace poco Carlos Vives, hizo una fuerte critica sobre este género y la música de Maluma, a pesar de haber hecho varias colaboraciones con él.

Según Vives, no se puede subestimar el poder educativo de los medios y de la música comercial, pues se debe enviar un buen mensaje a la comunidad. Además le dijo directamente a Maluma, que un género con una temática explícita no es adecuada para un joven que todo lo copia: “Es música pornográfica. ¿Dónde ves tú pornografía? En canales especializados, no cuando prendes la tele”, refiriéndose al trap.

Un joven que repita sin analizar una letra que además de rayar en la vulgaridad, denigra a una mujer, habla de lo mal que estamos como sociedad: “Dime de qué te ufanas, y te diré de qué careces”. ‘No puedo entender a un tipo cantando lo que le hace a una mujer, jactándose de eso’.

Tags:

Related Article