“Harvest”, de Neil Young (1972), es un viaje atemporal, un paisaje inhóspito a mitad del desierto en Woodstock, con miles de voces coreando, “Harvest” es un grito de dolor, de ausencia, de furia, intrépido, temerario y salvaje.

 

¿Te has preguntado alguna vez que hace falta para componer una canción? Ojalá supiera los ingredientes exactos, pero no se me ocurre nada específico. Para mí, las canciones son producto de la experiencia y de una alineación cósmica de circunstancias. Es decir, quién eres y qué sientes en un momento determinado.” –Neil Young, Memorias.

 

Harvest

“Harvest”, Reprise Records.

I.

Empecé a acercarme casualmente al nombre de Neil Young, primero por una fortuita casualidad musical, cuando escuchaba el lado A del disco “Ek niño sin amor” de la banda mexicana El Tri. Había incluido en su grabación de 1987 un cover de la canción “Hey hey, my my” la cual abría el disco, su rock folk con influencias de blues que sonaba mucho a las propias influencias musicales de Alex Lora vocalista de El Tri.

Años más tarde dentro de una revista especializada en música “Switch” hoy ya descontinuada, en su número 39 del año 1999 justo antes de terminar el siglo XX, lanzaron un especial incluyendo los 100 mejores discos de Rock de la historia desde 1950 abriendo la lista con las grabaciones de esa década de Elvis Presley hasta en ese momento el recién lanzado álbum de Café Tacuba “revés” y “yosoy” un disco doble mitad instrumental y mitad cantado con experimentación, dentro de la lista se incluía el “Harvest” (1972) de Neil Young una portada vintage con el nombre de disco y de Neil Young en fuentes estilizadas y en el centro, de fondo, un círculo rojo decolorado sobre un tapiz de ocre quemado. Había dejado pasar, le puse atención unos instantes porque tenía el antecedente del cover de la banda El Tri, pero no me pareció conocido, sin embargo me detuve en la reseña que hacía la revista por haberlo incluido entre los 100 mejores discos del siglo XX.

La revista Switch de diciembre de 1999 destaca a “Harvest” de Neil Young:

“Para uno de los artistas más completos de la historia del rock (padrino del grunge, entre otros títulos) este disco fue determinante. Incluye su rola más comercial “Heart of Gold“, mientras que la hipnótica “Words (Between the line of ages)” predice su futuro como compositor. Sus disonancias de guitarra pueden ser escuchadas en “Out on the Weekend” aunque la tranquila “The needle and the damage done” podría ser una de las mejores.”

En mi transitar musical de viajes psicodélicos y viajero frecuente de los ritmos desde el rock, folk, soul, blues y más, comencé a adentrarme, entrado en los años dos mil, principio del nuevo siglo, en ritmos básicos que podría interpretar como regresar al origen del rock, después de una experimentación con el rock alternativo y el grunge en su decadencia, sin embargo, al descubrir el grunge, el nombre de Neil Young también estaba ahí, empezaba a decirme que Neil Young debía ser escuchado.

II.

Incursioné en la escena del folk con un extraño disco de Beck “One foot in the Grave” muy alejado de su estilo irreverente y experimental, sin embargo, su estilo me llevó a fascinarme por el rock folk, ese rock muy estadounidense, que empezó a poblar géneros y bandas, cuya influencia se había originado a partir de un disco, posteriormente ese mismo disco había influenciado a las grandes leyendas de la música de hoy, desde Pearl Jam, Jeff Beck, Beck, America, The Flaming Lips, Jackson Browne, entre otras. Al descubrir el rock folk de sonido pulcro y de letras con contenido poético, social o diverso, pasando por el folk de Joan Baez, Bob Dylan con “Highway 61 Revisted“, Country Joe & The Fish con “Electric music for the mind and Body“, Buffalo Springfield o con “For What it’s worth“, The Byrds, con “Mr. Tambourine Man” que sin buscarlo, nuevamente llegaba hasta Neil Young a través de su banda Buffalo Springfield, de manera increíble y mágica siempre lograba acercarme a Neil Young y a la vez, me alejaba sin escucharlo.

Pasaron años para que las bandas que me empezaban a gustar y nuevas bandas que surgían, mencionaran en entrevistas que el disco que les había influenciado o marcado para siempre había sido “Harvest” de Neil Young. Recuerdo que incluso escribí sobre The War On Drugs y su vocalista Adam Granduciel quien ademas de ser su principal inspiración para convertirse en músico, le dedica un tributo realizando un cover en vivo de Young.

Hasta ese momento sabía que tenía que escuchar “Harvest” de Neil Young. Porque estaba por todos lados, como dice Neil Young en su libro de Memorias “EL sueño de un Hippie”:

Es el lugar que la música ocupa en mi alma. No es la juventud, ni el tiempo ni tampoco la edad. Sueño con el viento cambiante, lo noto en las plumas, rodeado de mis hermanos y hermanas, que me cuentan en silencio sus vidas y comparten el espíritu con el cielo. Son mi vida.

III.

Escuché “Harvest” después de haber tomado una copa, salí a la terraza de mi departamento cuando vivía en Donceles, Ciudad de México, busqué en Apple Music el disco, mientras el cielo vespertino se cubría de nubes grises y reproduje el disco de Neil Young. Sin ninguna expectativa.

Quizá ya se haya escrito todo sobre “Harvest” todo sobre Neil Young, a cuantos ha inspirado, lo trascendental de su música y sobre todo lo aclamado por los principales críticos de música del mundo.

Harvest contiene dos de las mejores canciones jamás escritas “Heart of Gold” y “The Needle and the Damage Done” sin dejar la canción de apertura “Out on the Weekend” y la que le da nombre al disco “Harvest“.

La canción que abre “Harvest” un himno de folk rock con harmónica, muy al estilo sureño de Estados Unidos, la cadencia y soltura de las letras se conjuga con voz canora de Neil Young, como salida del viento y cubriendo el paisaje con los acordes de las guitarras acústicas.

“Harvest” es un viaje atemporal, un paisaje inhóspito a mitad del desierto en Woodstock, con miles de voces coreando, “Harvest” es un grito de dolor, de ausencia, de furia, intrépido, temerario y salvaje.

Neil Young nos lleva por los condados del sur de Estados Unidos, a través de la mancha urbana, pasajes de una vida cotidiana en forma de poesía rural y urbana. En “Harvest” canción que le da nombre al disco nos transporta a través de la melodía, con centelleantes notas de piano, con estilo gospel y soul que se mueve acariciando la soledad y el abandono, confortando el alma con sus notas.

Como en el verso más hermoso de “Harvest”

Will I see you give
More than I can take?
Will I only harvest some?
As the days fly past
Will we lose our grasp
Or fuse it in the sun?

Con “Heart of Gold” logra alcanzar la cima de las listas de popularidad como un himno a la esperanza.

“Harvest” es el álbum más importante y conmovedor en la historia del folk que ha fungido como inspiración y como combustor para explorar el lado creativo y sofisticado de cada artista, sea músico, poeta, escritor o incluso, para quien ha buscado un destino y un origen, “Harvest” parte desde una dedicatoria a la soledad hasta el dolor en el último track, descubre nuevas rutas a la sanación espiritual, a la cura emocional y se tiende sobre las emociones, en un mar de jubilo, de alegría vital y de introspección.

 

“Harvest”

Rock, 1972

Cara A

«Out on the Weekend» 4:35

«Harvest» 3:11

«A Man Needs a Maid» 4:05

«Heart of Gold» 3:07

«Are You Ready for the Country?» 3:23

Cara B

«Old Man» 3:24

«There’s a World» 2:59

«Alabama» 4:02

«The Needle and the Damage Done» (Grabado en directo el 30 de enero de 1971) 2:03

«Words (Between the Lines of Age)»  6:50

Tags: , , , ,

Related Article