La Joven Dolores: Christina Rosenvinge

Christina Rosenvinge

Abrimos nuevamente La Caja de Pandora, donde la música es por sí sola un mundo, para presentar a Christina Rosenvinge, una cantante que necesitas conocer.


Nacida un 29 de mayo de hace ya algo de tiempo, Christina Rosenvinge es una cantautora madrileña (española) de ascendencia danesa que, aparte de guapa, se dejó seducir por la música desde que apenas era adolescente.

En la movida madrileña, de la que salieron artistas tales como Jaime Urrutia, se integró como parte de Ella & Los Neumáticos, un grupo punk que no duraría mucho, pero del que salieron Álex de la Nuez y Christina, para posteriormente formar su dúo Álex & Christina, en donde se daría a conocer a nivel mediático con dos discos que le produjo Nacho Cano (de Mecano).

Para el no tan lejano 1991 comenzó su carrera como solista a pesar de tener el nombre artístico de Christina y Los Subterráneos, con su primer disco la rompió por completo llegando al disco de platino con Que Me Parta Un Rayo, de donde se desprenden 10 canciones de corte feminista, entre ellas el roll-on de “1000 Pedazos”. Este disco fue el mismo que le concedió a Rosenvinge su participación en el Festival de Viña del Mar.

Alejándose un poco del pop comercial, para 1994 lanza su álbum Mi Pequeño Animal, una producción que brilla por su aspereza y por su toque personal. En general todo el álbum está chulo, pero su canción destacada es “Pálido”.

Llegó a actuar junto a Penélope Cruz en el filme Todo es Mentira y en 1997, tres años después en la cinta La Pistola de Mi Hermano.

Incursiono en la escena alternativa de Nueva York, y es esta parte de su carrera la que marcaría su madurez artística. Justo antes de su divorcio con la Warner, y de que se negara a renovar contrato, lanzó en 1997 su disco Cerrado, ya como Christina Rosenvinge y no como Christina y Los Subterráneos. Este álbum seria testigo de sus primeras canciones en inglés, y además le dejaría como reconocimiento en países como Chile, Perú, Colombia y México una corta pero importante trayectoria que formó la base de artistas como Julieta Venegas.

De este gran disco se despegan temas como “Solo”, “Sábado”, “Después de Ti” y “Easy Girl”.

Entrado el nuevo milenio, lanza Frozen Pool, en 2001, un álbum completamente en inglés, el cual solo cuenta con un tema en español. Logra a tener suficiente éxito, llegando incluso a publicarse en Japón y París. Al año siguiente se publicaría Foreing Land, sin embargo, su etapa anglosajona culminaría en 2006 con el exitoso Continental 62, un disco oscuro que hace referencia al vuelo de Rosenvinge de regreso a Madrid y el cual tiene temas llenos de alma. Este último contaría solo con tres canciones en español, de todas, la mejor a mi juicio es su melodiosa “Tok Tok”.

Ya en España, se junta con Nacho Vegas para lanzar en 2007 Verano Fatal, un disco que es sencillamente una joya y necesitas escuchar completo. Te dejo botadas dos canciones de este disco, nomás pa’ que lo cales. Para esta producción, Christina y Nacho contaron con la aportación musical de Xel Pereda, Charlie Bautista, Manu Molina y Luis Rodríguez.

Su gira por México, España, Chile y Argentina dejó atónitos a todos con su álbum Labio Superior, el cual recibió buenas críticas y dejó a “La Distancia Adecuada” y “Tu Boca” como unas de sus canciones más llegadoras de su obra.

La obra maestra de Christina Rosenvinge llega hasta 2011 con La Joven Dolores, aplaudida por la propia revista Rolling Stone. Este álbum figura como lo más literario de su carrera y es, por mucho, un pedazo de poesía que no vale la pena desgastar en cualquier amor roto y no correspondido; su tema más significativo es “Canción del Eco”. Para ese año compila sus mejores éxitos y sus videos y los lanza en Un Caso Sin Resolver.

Recién en 2015 publico Lo Nuestro y volvió a salir de gira. Y en 2016 su tema “Caer” pasa a formar parte de la banda sonora de la cinta Rumbos. Por ahora no me queda más que recomendártela y cerrar La Caja de Pandora, esperando abrirla nuevamente en otra oportunidad para traerte Solo Buena Música.