La Caja de Pandora se abre nuevamente para honrar la música de los artistas poco memorables y así crear el caos. Hoy te presento a Nacho Vegas.

Antes de ser quien es, aunque tampoco es que el hombre sea muy desconocido, Nacho Vegas aspiraba a ser filólogo, en otras palabras, a ser un profesional en la literatura, lo cual explica sus letras a la hora de cantar. Su talento, sin embargo, lo llevó por el lado de la música folk y rock, haciéndolo parte de la primera generación de intérpretes del genero Indie en España, dándole lugar al grupo Manta Ray, mismo del cual figura como miembro fundador.

No fue sino hasta el nuevo milenio que su primer long play salió al mercado, lanzado en 2001 bajo el título de Actos Inexplicables, que Nacho colocó los cimientos de una carrera artística de magnitudes prudentes y modestas. El disco logró ser el mejor de la revista Rockdelux y consiguió su distribución internacional de manera independiente. De este material se deprenden grandes temas, tales como “Blanca”, “Seronda”, “El Ángel Simón” y el cover de Townes Van Zandt, “Que Te Vaya Bien Miss Carrusel”.

Después de publicado su EP (disco de corta duración) de Miedo al Zumbido de los Mosquitos, el cual tiene en la portada la obra La Reproducción Prohibida de Rene Magritte, con una pequeña intervención, fue lanzado en 2003 su segundo álbum Cajas de Música Difíciles de Parar, un disco doble con 24 canciones, de entre ellas las más destacadas son “En el Jardín de la Duermevela”, “La Plaza de la Soledá”, “En la Sed Mortal”, “Gang Bang”, y eso solo por mencionar algunas. En cuanto al EP, de sus cuatro canciones, el tema “Brujita” se lleva la corona.

Su segundo EP, bautizado como Las Canciones Desde Palacio, fue un punto y aparte que le consagró como artista maldito, nombre que hasta a el mismo le encabrona, según nuestras fuentes de confianza (Wikipedia). La rola más chula de este extended play de cinco temas es “La Canción de Isabel”. Ya en 2005 se publicó su single “El Hombre Que Casi Conoció A Michi Panero”, canción en la cual se cita al famoso escritor sin libros, Michi Panero, de quien te hable hace unos ayeres (dale clic aquí, para esa nota).

Como ya pudiste darte cuenta, a Vegas le gusta mucho el arte, por lo que su siguiente producción fue publicada bajo la cita “Desaparezca Aquí”, la cual era frecuentemente mencionada por el escritor Bret Easton Ellis. Tiempo después lanzo otro EP, el vinilo Esto No Es Una Salida. En ambas producciones se puede escuchar el roll-on “Nuevos Planes, Idénticas Estrategias”.

Ya entrados en el cercano 2006, el artista oriundo de Gijón colaboró con el conocido exintegrante de Héroes del Silencio, el cantante y copia fotostática capilar del rey lagarto, Enrique (rizos locos) Bunbury, con el cual dio a luz a El Tiempo de las Cerezas; un álbum doble que simplemente es una joya y tienes que escuchar completo. Las canciones que están cantadas por Nacho como “La Fin”, “Secretos Y Mentiras”, o “Bravo”, son llegadoras al alma.

Este disco, además, fue el primero que le abrió las puertas de la Gran Tenochtitlan, vulgarmente conocida como México. Al año siguiente, su colaboración con Christina Rosenvinge daría como frutos el gran trabajo de un Verano Fatal, mismo que también tienes de tarea escuchar completo. Tiempo después, también colaboró con Xel Pereda para el disco Lucas 15, en el cual canta casi todas las canciones.

Uno de sus mejores discos permaneció en la incubadora y nació hasta 2008. Pues no cabe duda que El Manifiesto Desastre es una producción de aquellas bellas. Desde su primer canción “Dry Martini, S.A” hasta “En Lugar Del Amor” y “Morir O Matar”, este álbum es único en su especie, solo no es recomendable escucharlo si acabas de sufrir una decepción amorosa, por aquello de evitar suicidios (no nos hacemos responsables).

El Genero Bobo, por otra parte, es otra de los aportes artísticos más significativos de Nacho hacia los mortales. Este EP, además de tener letras muy profundas, cuenta con una portada hecha por el artista plástico Luis Díez. Sus cinco canciones son: “Como en los Erizos”, “Pesadilla Genérica”, “Las Inmensas Preguntas”, “Penúltimo Anhelo” y “(Al Final) Te Estaré Esperando”.

Ya entrada la reciente década, Nacho Vegas se independizo y creo su propio sello discográfico, con el cual publico La Zona Sucia, su álbum que estreno a través de YouTube, y el EP Cómo Hacer Crac, con el que comenzó a hacer canciones sociales y de corte político, ambos discos le permitieron volver a México tiempo después.

Su último disco publicado, a la fecha de escrita esta nota, claro está, ha sido Resituación, este gran álbum empático y de interés social llamo la atención de su público latino cuando lanzo el tema “La Ciudad Vampira”, en el que tocó el tema Ayotzinapa; sus otras canciones son, además, también de interés social, por lo que tienes que escucharlo de principio a fin, ya que con este gran disco cerramos nuevamente La Caja de Pandora, para abrirla de nuevo en otra ocasión, trayéndote como siempre, solo buena música.

Tags: , ,

Related Article