Es un tema bastante denso, para nada pop, pero es uno de esos temas que se tocan mucho en la cotidianeidad. Un tema que también lo ha tocado el séptimo arte y la música.

Hoy en día el religioso es visto como el idiota del nuevo siglo (como dice mi amigo), si alguien, ya sea famoso o no, toma una postura que ponga a la luz su fe, es criticado fuertemente, apaleado en las redes sociales.

Lo ‘in’ es decir que eres un ateo y criticar a diestra y siniestra al religioso, sin importar si sabes lo que dices o no.

En un mundo donde se defiende férreamente el derecho a la libre expresión, a la tolerancia, bueno… es ridículo que no se sea tolerante con el creyente (no creo en Dios y ni en mí misma).

¡Señores! Latinoamérica es más religiosa que una reunión de ‘marianistas’, eso no lo podemos negar, ni tachar, ni hacer de cuenta que no existe. Hace parte de nuestra cultura, impuesta a la fuerza, pero hace parte de la historia de nuestras naciones.

¿Qué está pasando con la religión? Que por culpa de los inescrupulosos, los psicos, los delincuentes que se aprovechan de la necesidad de fe, la gente la está diezmando, la están convirtiendo en burla. Cómo no, si estos líderes de la fe la volvieron circo y no me refiero sólo al catolicismo, sino también al resto de las 2999 religiones existentes.

Cada día llueven noticias sobre pedofilia en la Iglesia católica, robos de diezmo en las evángelicas, la imposición férrea de los testigos de Jehová y otras tantas que rayan en el ridículo, como el tipo que dice que no puede pisar el pecaminoso suelo; sin olvidar mencionar la tapadera de las instituciones, que le están dando indirectamente la razón a la caterva odiosa criticona.

Pero esa caterva odiosa no puede condenar a todo un grupo por culpa de las instituciones que no hacen nada, es más, deberían reclamarle a esas instituciones corruptas ¡que se haga sentir el populo que sabe de derechos y deberes ciudadanos!

No hay que olvidar que la ley las rige, como tampoco hay que olvidar que nuestros países si bien es cierto son laicos ante la Carta Magna también defienden el derecho al libre culto.

Si no crees bien, es tu asunto… si crees, también es tu asunto. Pero no ande criticando, ni por debajeando a los demás por eso, es chabacán e ignorante. Ya estamos hasta la coronilla de matanzas porque algún idiota se le ocurrió que esa ‘creencia’ no va.

La humanidad necesita fe, porque la fe no sólo mueve montañas ¡La fe mueve al mundo! No promueva la ignorancia, si va criticar hágalo con fundamento, sin llegar a la humillación y a la falta de respeto.