Remakes, covers y el original

Remakes, covers y el original

Con todo el revuelo que ha generado la película “It”, sale de nuevo el eterno dilema de cuál es mejor: si el remake o la original, siempre hay opiniones divididas, fuertes criticas y álgidos debates.

Esta abundancia de remakes, muchos comienzan a cuestionarse sobre la falta de creatividad e innovación, es que los remakes no sólo están inundando al séptimo arte, también a la industria televisiva, porque no se puede negar que muchas de estas series rebasan fronteras convirtiéndose en fenómenos de audiencia lo cual genera que se quiera hacer una adaptación propia.

“Hawaii Five-0”, CBS.

A veces parece que se acabaron los libretistas, porque al haber una nueva adaptación que por lo general tiene asegurada la taquillería le resta espacio a producciones innovadoras que podrían revolucionar el arte.

Es cierto que muchas adaptaciones han superado a la original como por ejemplo: “Scarface”. Bajo este título se encuentran dos idénticos filmes: el original, protagonizado por Paul Muni, y su remake, que fue el que logró el éxito y las buenas críticas. A eso contribuyó el gran trabajo llevado a cabo por el actor Al Pacino, el guionista Oliver Stone y el director Brian de Palma.

“Scarface”, Universal Pictures.

No podemos dejar por fuera a la industria musical con sus covers, hay algunas agrupaciones que se dedican enteramente a esto, no tiene nada de malo, además de rendirle tributo, también mantienen vigente a la original.

Aunque hay versiones desastrosas, no podemos satanizarlas, el grupo Ramones en 1993 cuando lanzó el disco Acid Eaters, compuesto por temas de The Rolling Stones, The Who, Creedence Clearwater Revival, The Byrds y otros; o como en el caso de la canción “Bitter Sweet Symphony”, interpretada magistralmente por The Verve, opaca por completo a la versión de los Rolling Stones, “The Last Time”.

“Acid Eaters”, Chrysalis Records.

La sobresaturación de remakes y covers no es bueno ni para la industria televisiva, ni para la musical, porque indirectamente se está coartando el espíritu creativo, se están dejando de lado a nuevos artistas, nuevos proyectos que podrían inyectarle aire y novedad al arte audiovisual y musical.