Revolver le debe la fama a las drogas… y a Leslie

Revolver

Revolver fue el primer disco con solos invertidos, repeticiones, e inventos salidos de la pereza de John Lennon.

Revolver

“Revolver”, Parlophone.

Revolver fue el primer acercamiento musical de The Beatles a las drogas, tales como el cannabis y el ácido lisérgico. A excepción de Yellow Submarine, que es la única de tono meramente infantil, el álbum está plagado de referencias de todo tipo en sus canciones, no únicamente a los estupefacientes, sino también a la cultura en general.

El séptimo álbum de los cuatro fabulosos fue pionero en diferentes tecnologías novedosas para su tiempo como: los primeros solos de guitarra invertidos, o ser el primer álbum en incorporar la tecnología de loop (el loop es una repetición mu-mu-musi-musi-mu-mu-musi-musical), como se puede ver en “Tomorrow Never Knows” y en la posterior “Revolution 9″ del Álbum Blanco.

Si bien sus letras, aun con sus referencias, son en ocasiones “básicas”, es la complejidad en la creación de su música psicodélica la que le ha dado mucha de esa fama. De hecho, más que al alucín deberían de darle las gracias a dos de los héroes anónimos que hicieron de Revolver algo posible: Geoff Emerick y el altavoz Leslie.

Emerick fue ingeniero de audio de los Bitles en la primavera de aquel año 66. Por entonces, John Lennon estaba buscando un nuevo sonido para “Yellow Submarine” y para “Tomorrow Never Knows”. A palabras de Lennon, buscaba escucharse como cien monjes tibetanos, y su intención para lograrlo era cantar suspendido de una cuerda. Evidentemente su fumada idea no fue posible, fue ahí donde Emerick sugirió a George Martin llegar a ese efecto con un amplificador Leslie, que era capaz de hacer vibratos mediante fuerza centrífuga.

El Leslie Speaker es un altavoz que funciona emitiendo el sonido de un instrumento eléctrico  y modifica el mismo con unos altavoces que giran. Al estar girando se percibe el movimiento del sonido alejándose y acercándose a diferentes velocidades, teniendo como resultado una vibración que se escucha como varios instrumentos a la vez. Si no entendiste nada en el video de abajo se entiende cómo funciona (al menos con el sonido, porque el video es en italiano).

Este artículo fue creado por Donald Leslie,  quien en 1930 comenzó a buscar una manera de hacer un teatro de órganos (el sonido de varios órganos) a través de un solo órgano eléctrico Hammond. El primer Leslie salió hasta 1941.

Volviendo a “Tomorrow Never Knows”, para lograr el efecto en la voz de Lennon se necesitó grabar una pista entera con su voz, llevar la cinta a cabina y reproducirla con el Leslie; mientras esto ocurría, al mismo tiempo la cinta estaba siendo regrabada. Ademas de esto se experimentó con diferentes sonidos de la biblioteca de EMI siendo repetidos. El resultado aquí abajo.

Este tipo de efectos se hacen presentes a lo largo de todo el disco, si es que se menciona en el artículo únicamente a la última pista del álbum, es porque a partir de esta se comenzó el experimento y es, a su vez, la pista en que más se notan los efectos de sonido… y las drogas…

Emerick posteriormente trabajó con los cuatro de Liverpool para el Sgt Peppers Lonely Hearts Club Band. Ningún John salió herido durante la grabación, y de hecho es a él y su flojera de grabar su voz varias veces que tenemos tanto sonido trippy en ese disco.