fbpx

Híper sexualizado, andrógino, rockero a veces y otras veces con mucha elegancia, Prince no escatimaba a la hora de vestir y se volvió un icono en la moda.

Ningún hombre puede tocar la guitarra, bailar y usar tacones al mismo tiempo sin darse un buen chingadazo, excepto claro Prince. Él, como pocos artistas, pasó por evoluciones en su indumentaria que no pasaban desapercibidas, evidentemente contaba con un sentido de la moda bastante agudo y que no le tenía que envidiar a nadie.

Prince

Como un icono en la moda, Prince avanzó de acuerdo al estilo de sus discos. En la época del disco homónimo, Prince, y de Dirty Mind, era común ver en su performance a un desinhibido chico semidesnudo, con una sola trusa y medias de mujer. Ya desde entonces el mundo sabía qué esperar de él.

Después se decidió por algo digno de la época al estilo barroco, con modificaciones y cortes muy modernos. Además, para entrar en contexto con Purple Rain, adoptó este color (el púrpura) como su distintivo y adoptó los tacones altos como su calzado predilecto, excusándose en que, según él, a las chicas les gustaba, y no los usaba porque fuera chaparro (media un 1.58 mts).

Su cabello rizado y su estilo ya daba de qué hablar y, de por sí, ya era rival profesional de otro muchacho de nombre Michael Jackson, quien también fue un icono en la moda; con ese estilo cualquiera que no fuera conocedor podría jurar que eran familiares.

Una de sus canciones más famosas de los 80 fue la aclamada “Kiss”. Para esta época, paralela a su película Under The Cherry Moon, su atuendo asimétrico era sexualmente revelador, y si no se le veía usando una camisa diagonal a su torso semidesnudo, se le veía vistiendo atuendos de encaje, mismos que perduraron por mucho tiempo en su armario para shows.

Con el tiempo, el estilo controversial del artista de Minnesota pasó a dar una vuelta de tuerca, cuando se cortó el cabello y se vestía en un estilo pachuco que le dio un gatazo bastante conservador y masculino.

Pero, pues es Prince, él y la formalidad son como agua y aceite, no porque fuera una mala mezcla, ya que sabía conservar el estilo, pero, incluso para él era un poco extraño, supongo. Fue por eso que en el no tan lejano 1991, le dio por mostrar las nalgas en medio del MTV Video Music Awards.

No temía a los riesgos, por eso en los 90 experimentó con infinidad de cosas, desde lo rockero hasta lo futurista. Pasando por conceptos semi-conservadores y muy controversiales, no fue, sino hasta el nuevo milenio que se quedó con lo elegante y con cortes de estilos orientales, obviamente, siempre complementando con tacones y accesorios como sombreros, cadenas y otras curiosidades.

Entrada la década de 2010, todos se anonadaron con un Prince de cabello afro y con el estilo de Jimi Hendrix, complementado con sus gafas de tres cristales, y si, ese fue el último de sus estilos, ya que después de su terrible deceso dejó al mundo de la moda como a novia de pueblo; vestida y alborotada.

Así que, si hay un icono en la moda tan femenino y masculino a la vez, ese fue Prince.

Tags:
Melómano por herencia; bailarín frustrado y con dos pies izquierdos; un vago sin remedio; escritor de dudosa calidad; redactor que olvida comas y acentos; baterista hasta cuatro compases; poetastro (de esos que apestan); cantante de regadera; director de cine y teatro en sus sueños; Pero eso si, a toda madre el vato.

Related Article