Tauromaquia, el documental

TauromaquiaFoto: Pardito Animalista.

La tauromaquia despierta pasiones muy extremas a favor y en contra, algunos la siguen defendiendo como ‘nuestra cultura’.

Cultura que no es ‘muy nuestra’, porque es una cultura heredada de España, que en la actualidad sólo es disfrutada por la élite.

La tauromaquia moviliza a favor y en contra, algunos insisten en que es la fiel muestra de la lucha del hombre en contra de la ‘bestia’, una lucha que es con desventaja, pues al toro lo dejan a oscuras, sin comer, golpeado… sin mencionar el dolor que siente cada vez que le clavan las banderillas.

“Tauromaquia”, Partido Animalista.

España que es el precursor de la tauromaquia, también se convirtió en el precursor en la prohibición de la corrida de toros, considera que los actos culturales no deben promover la violencia, sino todo lo contrario. En algunas partes de latinoamérica aún se persiste en conservar tal ‘cultura’ y parte de quien la promueve son la ya mencionada élite y la clase política (por eso del negocio vacuno).

Aún insisten en decir que el toro de lidia nació única y exclusivamente para esto, además de argumentar de manera ridícula que son animales violentos, lo cual no es cierto, el toro es como cualquier otro animal: si se ve amenazado, ataca.

Los animalistas siguen en pie de lucha para velar por los animales, ya se ha dado un gran paso dejando de ser ‘semovientes’ para la ley, para ahora ser reconocidos como ‘seres sintientes’.

“Tauromaquia”, Partido Animalista.

El partido animalista PACMA, ha lanzado un documental el pasado 6 de septiembre, para reforzar la campaña para la prohibición total de la mal llamada ‘fiesta brava’. Este vídeo que por su contenido no es para todo el mundo, ya que capta el sufrimiento explícito que vive el toro, como dice su realizador Jaime Alekos (vídeo periodista ‘freelance’): “la perspectiva es del toro, la cámara se fija en el animal, todo captado en captadas en 23 corridas y novilladas celebradas en 15 localidades españolas en los últimos tres años”.

Este documental no promueve el morbo, lo que hace es redefinir el concepto de bravura y nobleza del toro para devolverle la importancia que este animal se merece y que la historia aún le sigue negando.

Recuerde: que la cultura no es tortura.