fbpx

No se trata de glorificar, romantizar o poner en un pedestal a un peligroso asesino serial, se trata de llevar a la pantalla un punto de vista sobre este psicópata, cómo era percibido por quien lo amaba, por quien lo rodeaba, por quien creía conocerlo.

No es que hayan puesto una cara bonita para hacer de Bundy alguien encantador, Bundy era encantador, irresistible, atractivo y poner a Zac Efron para interpretarlo, es un gran acierto.

Tomar a estas personas que en algún momento infundieron el terror en estado puro es para mostrar que cualquiera puede estar frente a frente con un personaje de estos sin saberlo.

“Extremely Wicked, Shockingly Evil, and Vile”, Voltage Pictures.

La película ‘Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile’ y la docu/serie de Netflix muestra la cara de la psicopatía, no me refiero al empaque físico, me refiero a las intenciones que esconden estas personas. No se puede negar que, tanto en la vida real como en el mundo cinematográfico, los psicópatas además de despertar temores y odios también despiertan fascinación, admiración, fanatismo y es ahí donde se debe tener cuidado en no pasar el límite de mezclar esos sentimientos con falso heroísmo.

No pretendo ahondar en términos criminológicos, pero cabe recordar que Ted Bundy era sádico, necrófilo, carente de sentimiento de culpa y con la necesidad de hacer daño a los demás para obtener satisfacción.

“Conversations with a Killer: The Ted Bundy Tapes”, Netflix.

Este hombre que usaba repetidamente la mentira era impulsivo, agresivo, siempre echando mano de su carisma, alta capacidad intelectual y perspicacia para salirse con la suya. En su última entrevista dijo: “la culpa no soluciona nada. Supongo que estoy en la envidiable posición de no tener que lidiar con la culpa”. Esta frase muestra la falta de empatía, la falta de remordimiento y que en cualquier momento podría volver a matar con sevicia como si nada.

Este tipo de películas no es para diosificar de manera absurda al psicópata, es para que el público lo sienta cercano, real y puedan apreciar en un mínimo porcentaje a lo que se tuvieron que enfrentar sus víctimas; así también lo deja en claro Kathy Kleiner Rubin (única sobreviviente): “no tengo problema con lo que la gente ve, siempre y cuando entiendan que lo que están viendo no es una persona normal”.

Tags: , , ,

Related Article