fbpx

Y tú… ¿Tang o Kool-Aid?

Anteriormente, el refresco era así como de lujo, sólo en fiestas y reuniones, entonces empezaron aquéllos polvos que le daban sabor al agua y sabor a tu niñez; hubo dos que sin duda, haz de recordar, el Tang de naranja y el Kool-Aid de varios sabores.

Empezaremos con las historias de ambos, y les diré que Kool-Aid es más antiguo que Tang, pues el primero se inventó o se creó en 1927 por Edwin Perkins, quien trabajaba para Kraft Foods y es conocida la bebida, como el refresco oficial de Nebraska.

Y Tang, se creó como parte del menú del astronauta del Mercury, John Glenn, y fue llevado a la NASA, en 1962, y también se usó para algunos otros vuelos espaciales.

En casa, recurríamos a estos polvos como parte de la comida, para que el agua no fuera así solita, sino que tuviera algún sabor en especial.

Y fue entonces que se crearon campañas publicitarias para tal efecto, recordemos que los dos los preparábamos en una jarra, o bien, se podían preparar en jarras, ya que así lo mencionaban en los comerciales.

Y en los sobre de Kool-Aid hasta venía una jarra con sus vasitos, que antojaban a cualquier niño de la época.

Quizá alguna vez probaste Kool-Aid pero como golosina, porque de verdad se antojaba, aunque quedaras todo manchado de los dedos y en la lengua toda pintada, y una que otra regañada te llevabas porque no lo podías ocultar, pues te habías comido el Kool-Aid del día.

Varios eran los sabores, así como los colores, que era lo que realmente  te llamaba la atención cuando niños y probarlos todos.

Hubo comerciales y en ellos canciones de Kool-Aid, sencillos que te hacían recordar el polvito y volverlo aprobar, cada comida era una experiencia de sabor, pero no olvidemos que a estos sobres, habría que añadirles azúcar, pues aún no la contenían.

El sobre era para preparar dos litros de agua de sabor, suficientes para una comida en familia.

Ahora, hablemos del Tang, esa deliciosa bebida sabor a naranja, aunque después aparecieron otros sabores pero recordemos ese exquisito sabor a naranja.

El granulado de la bebida ya era mejor, no manchaba tanto la lengua y los dedos, pero de cualquier manera lo hacía y todavía fuimos cachados por haberla probado sin el permiso necesario.

Lo que recordamos de Tang y además de que eran súper graciosos, son aquellos comerciales que pasaban en la televisión, quien no se acuerda del tal Jaime, verdad.

Decía más o menos así: Jaime, el niño tiene sed, y el pobre Jaime terminaba siempre diciendo: No se lo merece. Eran muy divertidos, como todos aquellos comerciales de la época; con personajes, canciones y una pequeña historia.

También nos hacían ver que era para la hora de la comida y también hubo jarra, en los comerciales las veíamos, y por supuesto que se nos antojaba, éramos niños y lo que veíamos se nos antojaba.

En algunas ocasiones nos ponían de esa agua para llevarla a la escuela, para el recreo, pero solo en algunas ocasiones, ya que era más común el agua de limón, asi natural.

Ahora platícame tú; cuál de estas dos bebidas, o alguna otra, estaba en tu casa y la tenían ya preparada para la hora de la comida, y la disfrutaban tanto como yo lo hice en compañía de mis hermanos y de mis padres.

@cronicabanqueta

Tags:

Related Article