fbpx

¿Qué tenía que ir a hacer Juan Gabriel en un recinto como el Palacio? Bueno pues aunque muchos no quisieron y se armó un revuelo, el divo iba a cantar.

Una de las mejores cosas que pudo pasar en la carrera del Divo de Juárez fue presentarse en el Palacio de Bellas Artes. La primera ocasión que esto sucedió fue en 1990, con cuatro fechas consecutivas que se llevaron a cabo del 9 al 12 de mayo. Pero lamentablemente, y como siempre lo he dicho, la vida no es color de rosa, ya que anterior al primer recital se armó un revuelo al respecto.

Y es que a nadie se le puede tener a gusto. Los cantantes de ópera decían que nada tenía que hacer ahí. Las televisoras, como siempre, hablando de cosas que ni al caso, que ese tipo era bien “rarito”, porque seguro les sangraba la boca decir gay en tele abierta. Los periodistas, que no, que el muchacho tenía que cantar en los palenques. Mientras que Doña Tecla solo se preguntaba que pa’ qué tanto mitote si él cantaba con mariachi, y el Ballet de Amalia Hernández se presenta con música de mariachi cada 15 días.

En fin, si no hubiera sido por que el mero mero de CONACULTA estaba apoyándolo todo se iba abajo; después de todo, el dinero recaudado iba a ser para pagarle giras e instrumentos a la Orquesta Sinfónica Nacional, así que no había motivo para el argüende.

Así fue, que ante todo pronóstico el día llegó, y entre aplausos, reventas, políticos que apartaban filas enteras para ellos y sus esposas, el mismísimo presidente (por entonces Salinas de Gortari) cantando a todo pulmón “La Diferencia”; el concierto fue un completo éxito, llegando a tener su propio álbum y video en vivo desde el gran Palacio.

Cabe destacar que el concierto fue tan bueno, que fue el primero en Bellas Artes con sonido digital de multitrack. Y para la acústica del recinto, debió haberse escuchado de perlas.

Después de todo hasta el más machito ponía en la borrachera sus canciones a todo volumen, y las cantaba como si no hubiera un mañana. Después de ese momento, JuanGa no le dijo adiós a Bellas Artes, sino hasta luego. Pues después de eso volvió en 1997 para el festejo de su cuarto de siglo de carrera y 15 años después para los 40 años en el medio y, claro está, En Tu Memoria.

Tags: , ,
Melómano por herencia; bailarín frustrado y con dos pies izquierdos; un vago sin remedio; escritor de dudosa calidad; redactor que olvida comas y acentos; baterista hasta cuatro compases; poetastro (de esos que apestan); cantante de regadera; director de cine y teatro en sus sueños; Pero eso si, a toda madre el vato.

Related Article