fbpx

El actor mexicano de 85 años de edad y más de 50 de trayectoria, está triste. “Vivo en una soledad terrible y aplastante, que me tiene esperando el fin de mis días, aunque si surge algo nuevo con gusto seré uno de los primeros en apuntarme».

El veracruzano dijo en entrevista con la agencia Notimex que ya no recibe propuestas de trabajo en cine, teatro o televisión, mientras confiesa que sólo espera el fin de sus días, remarcando que vive «en una soledad terrible y aplastante».

Asegura que esta situación lo mantiene «esperando el fin de mis días», pero remarcó enfáticamente que «si surge algo nuevo con gusto seré uno de los primeros en apuntarme».

Lamentablemente, también mencionó que «a este paso sólo espero la muerte, esa es segura que llega”. Asimismo, el que trabajara en más de 200 películas, entre las que destaca ‘El Infierno’ (2010), comentó que ya no tiene retención en los diálogos, lo que provoca que no consiga oportunidades.

Sostuvo que buscó al productor Juan Osorio, con quien trabajó en la telenovela ‘El Padre Gallo’ (1986). “Lo busqué para ver si tenía algo de trabajo, pero he esperado horas y no lo he encontrado”.

Con más de 50 años de trayectoria, Gómez Cruz siente que su vida está igual a cuando empezó: “sin nada, porque cuando voy a mi casa veo que ya no es mía, ahora es de mis hijas. Por eso vivo solo, rentando un cuartito y sin un peso en la bolsa”.

Señaló que ya sólo espera el momento «para partir y no regresar, claro, cuando Dios lo juzgue conveniente. Me voy a una gira larga y ya no regreso». De igual modo, comentó: «me molesta recordar viejos tiempos, mejor vivo el instante”.

Por otro lado, el actor afirmó que quiere sentirse activo y útil, por lo que ingresó como secretario de Jubilación de la Asociación Nacional de Actores (ANDA).

“Quiero sentirme vivo y servir a mi sindicato, creo que mi presencia es fuerte colaborando en la cartera de la ANDA, aunque siento que no me toman en serio, pero algún día necesitarán del apoyo de alguien, como yo ahora lo estoy sintiendo”.

Confesó «Juan Ibañes», de la película ‘Los Caifanes’ (1966)

Su actual labor en la asociación demanda 10 horas al día, pero solo cubre entre cinco y seis. “Me dedico a plasmar mi firma en documentos concernientes a la jubilación de cualquier compañero; me siento útil en ese aspecto, pese a que dé la impresión de que estoy estorbando”.

Consideró que estar en la ANDA es un refugio para sentirse bien consigo mismo, útil, ya por el momento no tiene llamados ni propuestas de trabajo, “y como funcionario sindical por lo menos se me pasan las horas viendo pasar a la gente y prefiero estar así que en casa en soledad absoluta”.

Tags: , , ,

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.