fbpx

Durante este fin de semana, aprovechando nuestras festividades de Día de Muertos, nos fuimos a ver la película y aquí te contamos cómo estuvo:

Si bien es cierto que ‘Coco’ dejó las expectativas muy altas para esta temática, Día de Muertos, que dirige Carlos Eduardo Gutiérrez, no le pide nada a la obra de Pixar.

Luego de una década trabajando en este proyecto, los productores tuvieron que paralizar en 2017 el lanzamiento del filme al no poder competir la película extranjera.

Este viernes, coincidiendo con la festividad de los muertos, se puso fin a la larga espera «desenlatando» la cinta donde se cuentan las aventuras de Salma, Pedro y Jorge (una clara referencia a los tres García).

Honestamente, si tuviera que ponerle una calificación, le daría un 8.5 de 10, pues a pesar de que en ilustración, animación, fotografía y efectos les pondría un diez absolutos, en narrativa, doblaje y uno que otro personaje, nos dejan bastante decepcionados.

En principio de cuentas, el doblaje de la voz para los personajes Jorge y Pedro no eran los adecuados pues al intentar hacer un «acento provinciano» con frases como ‘ontamos’ (¿Dónde estamos?) o ‘Vedá, tu’ (¿verdad, tú?), sonaba extremadamente forzado, cuando, especialmente para el mexicano, deben sonar naturales.

Otro punto en contra es el ajolote (axolotl) que, aunque representa un personaje importante para la trama y es buena referencia para crear conciencia ecológica, el animal se comporta como si fuera perro, al grado de gruñir y mover la cola cuando, obviamente, los ajolotes no gruñen, sino que son animales anfibios oriundos de Xochimilco.

Otros personajes son Popo, Cate y Petl, tres «calaveritas» que, sinceramente, no aportan mucho a la historia.

Por último, en cuanto a la narrativa, pienso que hay escenas innecesarias que, prácticamente, sirvieron de relleno y que no aportan nada a la historia original (que, insisto, es muy buena y bonita).

La parte positiva, y el porqué vale mucho la pena ir a verla, es que acerca a los niños a nuestras tradiciones, las lenguas indígenas, utilizadas por Salma, y, sobre todo, a entender la muerte como parte de la vida misma.

Así es que, como plan dominical, desde Looking Back recomendamos cien por ciento darse una vuelta al cine y disfrutar de este filme mexicano en familia.