fbpx

Es época navideña, el Guadalupe-Reyes ya comenzó, el cuerpo lo sabe, y sabe que las posadas son solo el inicio de los juegos en los que quisieras tener hambre.

Si alguna vez has pecado de gula, ten por seguro que fue en épocas navideñas, y el negarlo no es una opción a tu favor. Navidad para muchos mortales es sinónimo de reuniones familiares o amistosas, mucha, demasiada, excesiva comida, tanto para cenar como para el recalentado del día siguiente; luces, magia y niños que dan más lata que en vacaciones de verano, principalmente por el significado que tiene el recibir regalos de ropas y juguetes ante un posible e insospechado expediente de buena conducta que tienen en todo el año; otros niños simplemente no esperan nada porque saben que son unos diablillos.

Las tradicionales posadas

Los tamalitos no pueden faltar en las posadas.

Días previos a la noche buena nos reunimos para armar la juerga a lo grande, con las posadas, disfrutamos de ponche caliente, un aguinaldo (no el que te dan en la chamba), tamales, cohetes y descansos más prolongados que los de mayo en el calendario escolar. ¿Pero, qué significado tiene todo esto? ¿A qué debemos tanto jolgorio? Estaremos lookingbackeando para saber todo eso en estas semanas.

¿Qué es una posada? De manera literal, posada, es ser huésped en una casa ajena, con personas que permiten un alojamiento temporal en sus moradas (en su chante, pues). En México nos referimos a posadas, para festejar el novenario de aguinaldos, en los que, nueve días antes de la Navidad la gente representa el viaje de María y José desde Nazaret hasta Belén; se juntan los vecinos, que entre cánticos y velas, piden un lugar para esta pareja que dará a luz al hijo pródigo.

Las tradicionales posadas

María y José buscando resguardo para el nacimiento de Jesús.

He de decirles que el día de hoy nos hemos reunido, hermanas y hermanos, para festejar aquella bella historia del nacimiento de Jesús de Nazaret, mejor conocido como Jesucristo. Para quien no sepa quién es, está, para ser precisos, dos mil dieciséis años atrasados de noticias. En la religión, Jesús el Mesías figura como hijo de Dios, dícese que hace un par de milenios el nació de la inmaculada concepción (que su madre era virgen, pura y casta cuando su natalicio) de María y José, ellos, bajo la orden del todopoderoso, viajaron en una travesía hacia Belén, donde verían nacer a Cristo… Y esta historia continuará (hasta aquí pausamos para entrar en más detalle sobre el tema de los festejos de temporada).

¿Cómo llego a ser la fiesta que hoy conocemos? Fue hasta el siglo XV que estas fechas formaron parte de nuestra cultura. En aquellos años, entre 1519 y 1521, Diego Sorias solicitó al Papa Sixto V (representante de la iglesia católica) la aprobación para celebrar los días previos al nacimiento de Cristo, este accedió y fue así como en la Nueva España (México), comenzaron a celebrarse lo que conocemos como pastorelas y posadas, en las que, Agustinos y Franciscanos enseñaban a los niños cómo fue el camino hacia Belén. Al principio, esta celebración era solo llevada a cabo en iglesias, sin embargo, el tiempo se encargó de hacerle popular, fue así como paso a ser parte de una de muchas costumbres en la sociedad moderna.

El novenario de aguinaldos no significa, en ningún momento, el tiempo que tardaron estos en llegar a su destino. Son nueve los días por los nueve meses de embarazo (tampoco es como que hubiese nacido en una semana), cada día lleva consigo su propio significado, del primero al noveno, cada día significa:

  1. Humildad
  2. Fortaleza
  3. Desapego
  4. Caridad
  5. Confianza
  6. Justicia
  7. Pureza
  8. Alegría
  9. Generosidad
Posadas

El tradicional ponche de frutas, aunque con una presentación más «chic».

Aunque no lo parezca, las posadas o novena de aguinaldos, no son únicamente una costumbre nacional, estamos hablando de que en época de conquista no existían fronteras, puesto que no existían países en América, es por eso que podemos encontrar estas fiestas como costumbres de diferentes países latinoamericanos, entre ellos están: El Salvador, Guatemala, Panamá y nuestro querido México. Pero al ser una fiesta religiosa, al cabo de mucho tiempo fue solo considerada eso y no un símbolo popular, que se extendió hasta el recién siglo XX como una costumbre para la convivencia y fiesta al nacimiento.

¿Qué es un aguinaldo? Para los Godínez es el sueldo de una quincena, que se da según el tiempo que llevas laborando, es como cobrar en diciembre lo de mes y medio, para el resto, es un itacate de fruta de temporada, dulces, cacahuates y colación, éste se da en la casa que da posada a los de a pie, junto con unos tamalitos envueltos en hoja de plátano o de maíz, además de acompañarlo de un rico y caliente ponche de frutas para evitar pulmonías y el frío; el ponche de frutas es normalmente preparado con guayaba, tejocote, ciruela pasa, caña y azúcar o piloncillo. Es de sabor intenso y agradable, además de ser la pócima de nutrientes que le es otorgada gracias a sus ingredientes, que en la mayoría de sus casos también comemos en su pulpa junto al mismo ponche.

Aunque en las posadas no necesariamente te quedas a dormir en casa ajena, hay quienes acostumbran a llevar consigo alguna ofrenda para el Niño Dios, que en su pesebre descansa al calor de heno, y bajo el pino o árbol de navidad, el cual en sus inicios era adornado con bengalas hasta llegar a las series de luces que conocemos hoy, junto a otros adornos, que pueden ser, esferas, dulces, entre otras cosas. En la punta de este hay una estrella que simboliza la estrella de Belén.

Por último, tenemos la partida de piñata, que desde tiempos memorables ha identificado en el extranjero a la cultura mexicana. Aunque no es como lo pintan los extranjeros puesto que hasta la piñata tiene su propio significado, el cual es identificarlo como los siete pecados capitales, los cuales rompemos con los ojos vendados que son la fe ciega.
Es así como comienzan las fiestas navideñas, llenas de alegría y fiesta.

Tags:
Melómano por herencia; bailarín frustrado y con dos pies izquierdos; un vago sin remedio; escritor de dudosa calidad; redactor que olvida comas y acentos; baterista hasta cuatro compases; poetastro (de esos que apestan); cantante de regadera; director de cine y teatro en sus sueños; Pero eso si, a toda madre el vato.

Related Article

No Related Article