fbpx

Caso: Kevin Spacey

El joven que demandó a Kevin Spacey por agresión sexual, desistió de su pretensión.

Si bien es cierto que el juez le pidió al joven que presentara su celular para revisar los mensajes que al parecer esclarecería el caso, nunca se presentó tal dispositivo, pues según el joven, no recuerda dónde está. Terminando así este suceso que prácticamente acabó con la carrera del actor.

Los hechos sucedieron en el año 2017, época donde se comenzó a desatar graves denuncias contra la industria cinematográfica, dejando a la luz los abusos cometidos por personalidades de renombre en contra de sus colegas. Así fue como se dio inicio al movimiento Me Too, donde resonó gran número de denuncias por comportamientos inadecuados y Harvey Weinstein fue uno de los primeros en estar en el ojo el huracán. También se escucharon denuncias en contra de Roman Polanski, Bill Cosby, Dustin Hoffman, Asia Argento y otra cantidad de celebridades que, en menor o mayor medida, tuvieron afectación en sus carreras artísticas.

También cabe recordar el vídeo que subió Spacey a redes como réplica a las graves acusaciones en su contra, el monólogo ‘Let me be Frank’/Déjame ser Franco. Vídeo que despertó odios y amores, pues, algunos pensaban que era una burla descarada frente a la situación que se estaba presentando, mientras otros independientemente del tema, pensaban que era una interpretación magistral del personaje que interpretaba en aquel momento: Frank (House of Cards).

Una de las frases relevantes de este vídeo es: “si no pagué el precio por las cosas que ambos sabemos que hice, seguro que no pagaré el precio por las que no hice”. Cabe recordar que muchos inocentes fueron quemados en redes.

La ley al final se pronunciará a favor o en contra, lo único cierto es que su carrera tuvo un ocaso repentino y silencioso tal como la serie. “Las conclusiones pueden ser tan engañosas”.