fbpx

Todo lo relacionado con seriales y perfiles criminales, siempre captan la atención. El estudio de la mente criminal, el modus operandi y todo lo que gira alrededor de la investigación criminal, siempre tendrá público.

Una de las series que ha tenido gran éxito y que este año ha llegado a su fin, ha sido la de Criminal Minds: un equipo multidisciplinario del FBI, (UAC – Unidad de Análisis del Comportamiento) que por quince temporadas ha mantenido al espectador en vilo en cada caso por resolver.

Criminal Minds no se limita solamente al drama de perfiladores, sujetos desconocidos y víctimas. Mentes Criminales muestra un poco sobre el trabajo del criminólogo. Por supuesto hay mucho de ficción, pero deja ver a grandes rasgos que perfilar no es adivinar en dos segundos al delincuente.

Si bien es cierto que la serie se centra en el equipo, los criminólogos de la vida real trabajan de la mano con investigadores, peritos y demás, pues, uno de los objetivos es “identificar el tipo de personalidad, comportamiento y características demográficas del agresor a fin de reducir la cantidad de sospechosos para el proceder policial”. Además, también dejan entrever que el trabajo del perfilador no es para todos los crímenes, sino más bien, donde se manifiestan altos grados de psicopatología y la escena del crimen es excesivamente violenta.

Uno de los detalles de esta serie, es que contó con la asesoría de Mark Safarik una de las eminencias en la técnica del perfil criminal para captura de agresores seriales, quien trabajó durante 22 años en la unidad de ciencias del comportamiento del FBI.

Los asesinos seriales siempre atraerán atención porque “son como la catarsis de los peor de nosotros; un rayo para nuestros pensamientos más oscuros”, pero también logra convertirse en inspiración para quien quiere convertirse en el cazador del cazador y seguir aportando en el estudio del delincuente y el delito.

Tags: , ,

Related Article