fbpx

Descanse en paz, Lorraine Warren

Es difícil no preguntarse qué sucede detrás del umbral de la muerte, si hay un más allá, si hay castigo o si hay demonios que juegan con el cuerpo hasta saciarse con nuestras almas.

La exuberancia de la demonología no se limita a las películas de posesiones, la exuberancia de la demonología es un estudio denso, que para quienes poco conocen del tema, es una rama de la teología que no solo se limita al estudio de los demonios en culturas antiguas, también en combatirlos.

Annabelle, Amityville… no son películas sacadas del imaginario de un guionista, estas historias como la del Exorcista tienen un precedente real que cuestiona una vez más sobre las tinieblas y el infierno.

Lorraine y Ed no pretendían popularizar la posesión, solo concientizar que el diablo existe y acecha. Esta pareja de esposos que se dedicaban a analizar presencias demoniacas y eventos sobrenaturales, sin cobrar, le hicieron frente al mal. Ellos fundaron la New England Society for Psuchic Research o Sociedad para la Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra, así como el Museo de Ocultismo donde se encuentra cada objeto investigado que fueron usados para magia negra o tienen un vínculo demoniaco, museo que es bendecido por un sacerdote tres veces por semana.

Lorraine murió a los 92 años en un día santo, que quizás tenga un significado profundo dado a sus dones de clarividencia y percepción sobrenatural.

Su museo y sus objetos quedan a manos de su yerno que los seguirá custodiando como esta pareja lo hacía, al igual que toma las riendas de la organización que sigue con sus investigaciones paranormales.

‘Los exorcismos, pues, permanecen’… Ed y Lorraine cumplieron con mantener a raya a entidades que buscan saciarse del alma humana, un trabajo brutal del que la mayoría está en plena libertad de creer o no creer.

Exorcizamus you imnis inmundus spiritus.