fbpx

Asperger

Es indignante que el mensaje de Greta haya sido invisibilizado por su condición, como si tener asperger invalidara automáticamente una opinión, una postura, una forma de pensar.

Y la mayoría sin saber de qué trata, va lanzando diagnósticos irresponsables al punto de decir que la niña está siendo utilizada por sus padres y el lobby ecologista… como si el calentamiento global, las quemas ilegales y la contaminación, no fueran evidentes.

Es bajo contra argumentar los postulados de Greta como “mentalmente enferma”, cuando este síndrome se caracteriza por una difícil comprensión social, que por regla general se obsesionan con un tema, no asimilan las metáforas, ironías, el lenguaje corporal, los cuales se le catalogan como personas con falta de empatía. Simplemente los Asperger perciben el mundo manera diferente al que lo concibe un neurotípico -persona ‘normal’-.

Hay quienes se atreven a decir que es el síndrome de los genios, y han catalogado a Albert Einstein, Charles Darwin y Steven Spielberg como Asperger.

También hay quienes irónicamente se obsesionan con diagnosticar y mal, a personas del espectáculo, como una especie de cacería patológica, como si la creatividad y el genio fueran una enfermedad, entre los mal diagnosticados tenemos a Michael Phelps, Keanu Reeves y Tim Burton.

Sin dejar de lado los diagnósticos póstumos, como a George Orwell, Andy Warhol, Stanley Kubrick, Jane Austen, Miguel Ángel… y la lista sigue y sigue.

La mayoría de esos ‘pesudo-diagnósticos’ son hechos a base de datos obtenidos de segunda mano y de anécdotas, más no basado en la observación clínica realizada por expertos en la salud mental.

Porque ahora resulta que tener escasas habilidades sociales (discapacidad social), tener demasiado talento, ser excéntrico o ser muy inteligente es ser Asperger y los que en realidad tienen el síndrome son locos. Parece paradójico que abunde la ignorancia cuando hoy en día el conocimiento está al alcance de todos… o de la gran mayoría.