fbpx
Burger Boy o Tomboy

¿Y tú… Burger Boy o Tomboy?

Una vez más, recordamos los fabulosos ochenta, y de su comida, de unas ricas y deliciosas hamburguesas; comenzaba la comida rápida a entrar a nuestros hogares y había ya, un gran número de estos establecimientos.

La competencia empezaba y en ocasiones nos encontrábamos con algunos dilemas por saber a qué lugar ir a comer; obviamente, había algunas cosas favoritas en unos y otras pues en otros.

Yo siempre fui Burger Boy; y por dos cosas, la primera y creo más importante, fue el precio, siendo yo de una familia de posición económicamente media, pues era una buena solución, y la otra, es que había mayor variedad, en productos, en sabores, y en sucursales.

Tomboy siempre fue más caro, las sucursales estaban casi todas hacia el sur de la Ciudad de México, y yo siendo muy del norte, me quedaban lejos. Pero he de reconocer que tenía las mejores malteadas que alguna vez probé, recuerdo mucho la de fresa ¡Ah, qué delicia!

Les hablare acerca de Burger Boy, ellos comenzaron en los setenta y tuvieron un mayor número de sucursales ya en la década de los ochenta, era el lugar de comida rápida más famoso de México.

Tuvieron un menú muy característico que casi nadie olvida; se trata del nombre de sus hamburguesas; empezamos con la unifante, seguimos con una brontodoble y terminamos, para los tragones, con una dinotriple.

Amamos a los dinosaurios por aquellos nombres tan originales de la época, y no se trataba de película alguna o moda en juguetes, eran simplemente, nombres tan fuera de serie o no tan común, que a la fecha uno no olvida.

Y por si esto fuera poco, también se complementaba con unos popotes de plástico de colores y en espiral, los llamados locopopotes. Espero muchos lo recuerden. Manteles de papel, una mesa cómoda, sillas encantadoras; simplemente se trataba de un buen lugar para ir a comer y sobre todo de disfrutar cada minuto que estuvieras en él.

¿Pero, qué sucedió con Burger Boy?, pues la competencia de un grande, como lo era o es McDonalds, termino por sacarlo del mercado.

Les comento que en la década de los setenta, en 1974 para ser exactos, el dueño de Grupo Maseca lo compra, el Sr. Roberto González Barrera, teniendo más de 50 sucursales a su cargo, pero ni así pudo salvarse.

Ahora, referente a Tomboy, ésta nace en los setenta con grandes sucursales, casi siempre en el sur de la ciudad de México; muy grandes, cómodas, y por lo regular con un concepto nuevo, que era, mesas y sillas afuera para que pudieras disfrutar desde otro ambiente.

También contaban con grandes estacionamientos, pues empezaba a darse la moda de poder pedir desde el coche.

El menú era diferente, y aunque se tratara de hamburguesas también, éstas no tenían esos nombres, pero si unas deliciosas malteadas, como ya lo había dicho.

Todos éstos establecimientos, empiezan a verse afectados por la competencia tan desleal que hay con uno que viene de nuestro vecino país del norte, que a la fecha ha permanecido y la verdad no son ni la mitad del sabor que tenían nuestras hamburguesas.

Yo me quedo con Burger Boy; con una brontodoble, un refresco frío con un locopopote y en compañía de mis amigos, tal y como lo hice en varias ocasiones.

Por Arturo Trejo
@cronicabanqueta

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email