fbpx

“Time Waits For No One” es una versión inédita de “Time“, grabada en 1986 para el álbum conceptual del exitoso musical del mismo nombre.

La versión inédita de “Time Waits For No One” de Freddie Mercury se lanzará el 26 de julio en disco de vinilo de 7″ y CD, y ya está disponible para pedido. “Time Waits For No One” presenta al líder de Queen en su momento más convincente: una actuación completamente sencilla, acompañada de solo un piano, mostrando una de las voces más queridas de la música.

“Time Waits For No One” es una versión inédita de “Time”, grabada en 1986 para el álbum conceptual del exitoso musical del mismo nombre, que surge después de dos años de trabajo del músico, compositor y productor Dave Clark , gran amigo de Mercury.

La canción ahora estará disponible en dos formatos: un picture disc de 7″ y un CD. Ambos vendrán acompañados de una entrevista extra con Mercury y Dave Clark.

“Time” fue una creación de Dave Clark. El espectáculo se estrenó en el Dominion Theatre en el West End de Londres en abril de 1986. Estuvo protagonizada por Cliff Richard y Sir Laurence Olivier. Mezclando ciencia ficción con música rock y efectos especiales futuristas, estuvo en cartelera durante dos años.

El álbum del soundtrack contó con pistas de Richard, Julian Lennon, Ashford & Simpson y Dionne Warwick, entre otros. Mercury primero acordó grabar una canción que Clark tenía en mente para él: “In My Defense”. Voló desde su casa en Munich para grabarla en Abbey Road Studios en octubre de 1985. Moran, el pianista de la banda de la sesión de Clark , no conocía a Freddie, pero se hicieron grandes amigos. Continuaron coescribiendo “Barcelona”, su éxito con la soprano española Montserrat Caballé. Mercury y Moran también escribieron la mayor parte del álbum del mismo nombre.

Mercury disfrutó tanto de la grabación de “In My Defense” que le preguntó a Clark si tenía más material. El productor le ofreció la canción principal del musical, y regresaron a Abbey Road para grabarla en enero de 1986. Escrita con John Christie, la grabación del tema contó con 48 pistas de coros, de Mercury, Christie y otro amigo, Peter Straker. Dos cintas de 24 tracks se unieron, por primera vez en la historia de Abbey Road, lo que dio como resultado una producción de 96 pistas.

Tags: ,

Related Article