fbpx

Gremlin, un fracaso exitoso

En la historia de la industria automotriz, ha habido todo tipo de autos, desde los más exitosos hasta los que han representado un fracaso total de ventas, al punto de llevar a sus fabricantes al borde de la bancarrota.

Sin embargo, existen algunos que, a pesar de representar un fracaso de ingeniería y diseño, han rescatado de la quiebra a la marca.

Es el caso del AMC Gremlin, un auto con un diseño muy parecido a un zapato, con nombre de alguna criatura de la mitología y con fallas mecánicas desastrosas.

AMC Gremlin

Fue un primero de abril, pero de 1970 cuando la marca American Motors Company lo presentó con bombo y platillo. Simplemente como un auto diferente.

En México, este auto se vendió de 1975 a 1979.

Para el mercado mexicano, este y todos los autos AMC, fueron comercializados por Vehículos Automotores Mexicanos, una filial para nuestro país.

Motor

Mecánicamente, el Gremlin tuvo varios motores disponibles. El más común fue un seis cilindros en línea de 3.3 litros, capaz de generar solo 128 caballos de potencia.

Otra opción importante y con bastante éxito, fue un V8 de 6.6 litros. Considerando el pequeño tamaño y sus 1,200 kg de peso, este enorme motor hacía volar al Gremlin.

AMC Gremlin

¿Por qué tanto éxito?

La clave del éxito de este pequeño auto no está ni en el motor ni en el precio. La clave fue que AMC construyó el tipo de auto que los fabricantes más grandes y conservadores no se atrevían.

Un diseño tan extraño que, aquel primero de abril de 1970, sus diseñadores casi casi tuvieron que pedir disculpas por semejante atrevimiento.

El Gremlin salvó de la quiebra a American Motors Company, pues apenas cuatro años atrás, en 1966, la marca perdía 12 millones de dólares al año.

Actualidad

Dejando de lado su fealdad, el Gremlin resultaba ser un auto bastante eficiente y práctico.

Incluso durante los años setenta, estos autos estaban en todas partes, pues gracias a su precio tan accesible, rápidamente se convirtió en un auténtico rival para el Vochito.

Gracias a su particular encanto, en la actualidad, un Gremlin en las mejores condiciones y con el motor de ocho cilindros es mucho más caro que un auto nuevo básico.

En pleno 2022 habría que desembolsar hasta 30 mil dólares para convertirse en dueño de uno de los autos más famosos de los años 70. Claro, por esa cantidad debería estar en óptimas condiciones.

Foto del autor

Luis Mondragón

Amante de los autos y apasionado de la velocidad.