fbpx

El primer auto que circuló en la CDMX

En pleno siglo XXI hay tantas cosas que forman parte de nuestro entorno y nos parecen tan normales que existan, pero hubo un día que eran extraordinarias solo de pensar que podían suceder. Eso pasó la primera vez que un auto recorrió las calles de la Ciudad de México.

El primer auto que circuló en la CDMX

Allá por el año de 1895, Fernando de Teresa se convertía en el primer y feliz propietario de un automóvil. El reluciente vehículo circuló por primera vez en las calles del centro histórico de nuestra ciudad a una velocidad máxima de 16 km/h, dejando asombrado a quienes lo encontraban en su camino.

El primer recorrido marcó el inicio de una era de modernidad en la que con el paso de los años cada vez más personas se hacían de un automóvil.

¿De dónde salió?

Aquel primer auto fue importado desde Tolón, Francia por la Agencia de Ingenieros Basave, Robles Gil y Zozaya.

La marca de autos Delaunay-Belleville era una de las más exclusivas de Francia durante los primeros años del siglo XX, incluso el rey Alfonso XIII de España y el zar Nicolás II de Rusia, tuvieron uno.

Poco a poco y gracias a Porfirio Díaz, quien impulsó la llegada de los autos a México, se hizo más normal ver autos circulando en las calles, al grado que se tuvieron que poner los primeros límites de velocidad y adecuar las calles a las necesidades de los autos.

Ese día el parque vehicular era de 1 auto; el día de hoy es de más de 6 millones, solo en la Ciudad de México.

Por Luis Mondragón