fbpx

Los autos que se van con el 2020

Estamos por terminar el 2020, un año complicado para todos, un año de muchos cambios y muchas cosas nuevas, en pocas palabras un año diferente a cualquier otro y esperamos no haya uno parecido nunca más.

La industria automotriz no está exenta de esto y ha sufrido demasiados cambios necesarios para subsistir.

Se han retrasado presentaciones de autos nuevos, algunos otros que tuvieron presentaciones virtuales no tuvieron el éxito esperado, pero desde luego mucho autos se fueron para no volver.

Algunos a causa del Coronavirus, pues la caída de las ventas ha obligado a los fabricantes a ajustar su cartera de productos y descontinuar los modelos que dejaron de ser efectivos.

Vamos a dar un recorrido por algunos modelos que dejaron de existir en el mercado mexicano durante el 2020.

Ford Fusion

Mientras el mundo se vuelve loco por las SUV’s y camionetas, la gama de automóviles de pasajeros está muriendo lentamente. Ford, en su intento por adaptarse a las preferencias del mercado a decidido desaparecer al que alguna vez fue el sedán del año.

Apareció por primera vez en 2007, con uno de los diseños más llamativos del mercado. Este año después de dos generaciones y dos rediseños, dice adiós para siempre.

Lincoln MKZ

Prácticamente el mismo vehículo que el Ford Fusion, de hecho compartían plataforma y se fabricaban en la planta de Hermosillo, Sonora de Ford México.

Un gran auto con un gran diseño, sin embargo Ford ha comenzado una transición en su cartera de productos para desaparecer todos sus vehículos sedanes y enfocarse en la fabricación de SUV’s.

Dodge Journey

A mediados de año, FCA anunció que su modelo Journey no llegaría al 2021.

Su desaparición no es ninguna sorpresa, pues FCA nunca le puso mucha importancia a su actualización. Una SUV que desde su lanzamiento en 2008 solo tuvo un ligero rediseño. Dodge Journey vivió más de la cuenta.

Dodge Grand Caravan

Se trata de la minivan económica de FCA.

Dodge admitió que su minivan ya no cumple con los estándares de emisiones de algunos países y es por eso que ha decidido jubilarla. Después de cinco generaciones se despide merecidamente.

BMW i8

Después de solo una generación de este deportivo alemán se despide. Un deportivo eléctrico con gran popularidad que llegó para demostrar que un vehículo eléctrico puede ser sinónimo de velocidad y diversión.

Después de ocho años BMW decidió retirarlo del mercado, no porque sea malo ni obsoleto, sino porque la marca alemana promete que vendrán cosas aún mejores.

Mercedes Benz SLC

Originalmente conocido como SLK, este coupé deportivo compacto de dos puertas causó sensación desde el principio, sobretodo por sus precios de entrada bastante accesibles.

La marca alemana amplió demasiado su alineación durante las últimas décadas y está racionalizando su combinación, comenzando con el SLC.

Toyota Yaris R

Se trata de una víctima más del mercado loco por las SUV’s.

Si bien Toyota es de las pocas marcas comprometida con el mercado de los automóviles de pasajeros, pero no puede ir contra la corriente.

 A pesar de ser un auto bien recibido y cumplir con una excelente relación precio – equipamiento, Toyota no puede seguir justificando su existencia, pues las ventas sus desplomado.

Honda Fit

Este pequeño hatchback parecía ser muy prometedor cuando se presentó a mediados de la década, gracias a un interior inesperadamente espacioso y un sistema de asientos flexible.

Pero los subcompactos simplemente no se venden en estos días, al menos no en el lado de los automóviles de pasajeros. En cambio, Honda espera poder guiar a los compradores sobre el crossover HR-V.

Chevrolet Sonic

Hace una década, Chevrolet se propuso demostrar que podía fabricar autos pequeños de manera rentable en el mercado estadounidense, y parecía que había tenido éxito con el lanzamiento del Sonic

Chevrolet Sonic dejó su lugar en la línea de producción a la nueva versión del eléctrico Bolt llamada EUV.

Según números difundidos por General Motors, el Sonic vendió cerca de 100 mil unidades en 2014, año de su lanzamiento, pero desde entonces su demanda fue bajando cerca del 15 por ciento anualmente hasta llegar solo a 14 mil autos vendidos en 2019, lo que facilitó la decisión del fabricante para poner fin a un ciclo.

La lista continua, algunos modelos solo se dejarán de vender en México, algunos en todo Norteamérica y algunos otros, en todo el mundo.

Al final, como en cualquier otro año hay cambios en los productos que ofrecen las marcas y siempre es triste despedir autos sobre todo cuando nos traen recuerdos.

Por Luis Mondragón