fbpx

Cuando ibas a comprar ya sea discos o casetes, existían dos tiendas que eran icono de la época y te hacían recorrer pasillo por pasillo, estante por estante y mueble por mueble, de todos los géneros y todos los ritmos, se trataba de Mercado de Discos y de Discolandia.

Empecemos haciendo un poco de historia de ambas tiendas; Discolandia y Mercado de Discos, ambas aparecen en la década de los setenta pero es en los ochenta cuando crecen y se vuelven una moda para todas las generaciones.

Discolandia contó con un poco más de 15 sucursales, principalmente en el Distrito Federal, cerca de 29 años en el mercado de los discos y los casetes.

Recuerdo haber visto sucursales en algunas estaciones del metro; en viaducto, principalmente, pasabas a ver los éxitos del momento.

Mercado de discos era una tienda que distribuía y vendía de igual modo, discos y casetes, de todos los géneros musicales existentes.

Los dueños eran dos hermanos; el Sr. Jorge Suarez y su hermano, alrededor de sucursales en todo el país, y también estuvo en el Distrito Federal, abarco mayor territorio que Discolandia.

Duro un poco más en el mercado, se consolido de forma inmediata, vendían discos LP, vinilos de 33 revoluciones y casetes, posteriormente, ambas pasaron a otro formato, que fue el disco compacto.

Al pasar por cualquiera de estas tiendas, entrabas a checar disco por disco, todas las novedades estaban ahí, no habia semana en la que no saliera un disco nuevo, de tu artista o grupo favorito.

Algunas tiendas fueron más famosas que otras, otras más grandes y más surtidas, donde seguro encontrabas el disco que querías comprar.

La tienda que se recuerda y que aún podemos ver su letrero, es en viaducto, a la salida de la estación del metro, era una tienda muy grande, extenso surtido y variedad en los artistas.

Mercado de discos también tenía lo suyo; tiendas amplias, luego hasta los artistas iban a firmar autógrafos y a presentar su material, eso gustaba enormemente.

Recuerdan la que estaba en Eje Central, esa era la casa matriz de Mercado de discos, súper grande, con muchos títulos de todo tipo, discos y casetes al por mayor, el que pidieras lo encontrabas.

Cualquiera de estas dos tiendas era un agasajo ir a comprar los discos de moda, los discos de papá y mamá, y los de regalo, porque siempre habia una ocasión para regalar uno.

Quién no regaló discos, a la pareja, a los amigos, en el intercambio donde lo más fácil era regalar los discos, una época en la que la música era un viaje a la felicidad.

Por Arturo Trejo.
@cronicabanqueta

Tags: ,

Related Article