fbpx

Anne Rice

“¿Creer en los ángeles? Entonces cree en vampiros. Cree en mí. Hay cosas peores en la tierra…”

Anne Rice es la mente maestra detrás de la imagen del vampiro contemporáneo, un vampiro con características más humanas, que un simple ser que solo subsiste en la noche para alimentarse desesperadamente de sangre. Las Crónicas Vampíricas que se desarrolla en diferentes épocas, también destaca los sentimientos con los que lidian estos seres condenados a la inmortalidad: curiosidad, deseo, culpa, ferocidad, belleza, arrogancia, seducción y erotismo oscuro.

La historia del hijo de la noche, Lestat de Lioncourt, es fascinante y atrapante. Una de sus historias fue llevada al cine con la película de culto: ‘Entrevista con el Vampiro’ (1994), interpretado maravillosamente por Tom Cruise, sin dejar de lado las actuaciones de Brad Pitt, y Antonio Banderas.

“El único dolor en el placer, es el placer del dolor”.

También fue llevada a la pantalla grande ‘La Reina de los Condenados’ (2002), [tercera entrega de la saga escrita], donde se desarrolla la historia de Lestat y Akasha la reina del Nilo, madre de todos los vampiros; es protagonizada por Stuart Townsend y Aaliyah.

La película se centra en la relación de estos dos y en los planes de la Reina de dominar el mundo, alejándose bastante de la historia de cómo Akasha se convierte en el primer vampiro y todo lo que esto desencadena.

“Bebe de mí y vive para siempre…”

Las sagas de Anne no se limitaron únicamente en el ser de la noche, los seres de luz también fueron inspiración. ‘Las Crónicas Angélicas’: ángeles y un asesino a sueldo en busca de redención, una promesa de salvación, la renovación del amor…

“El corazón humano es mi escuela”.

El misticismo, lo sobrenatural, lo infrahumano… la capacidad creativa de Anne no tiene limites y lo demuestra una vez más con sus ‘Crónicas de Lobos’, donde explora el mundo de la licantropía, donde se centra en la justicia, la moral, la tradición, la interacción social, la bestialidad…

“En las profundidades del infierno, ¿no se aman los demonios entre sí?”

La prosa de Anne nos ha llevado a navegar por las profundidades de la oscuridad, haciéndonos descubrir que tenemos mucho en común con los seres del inframundo que tanto tememos, la bestia que tanto aborrecemos y la divinidad que tanto anhelamos…

En su mares y ríos de historias, hay mucho por leer… por recorrer.

Descanse usted en paz, dama de la literatura gótica.

“Si soy un ángel, píntame con alas negras”