fbpx

Billy Joel, el hombre del piano que toca a las nueve del sábado. Es un artista que, sin lugar a duda, se quedará En Tu Memoria.

Hijo de una familia divorciada y un hombre con mucho talento, Billy Joel, nació un 9 de mayo del lejano 1949. Músico, cantante y compositor, este hombre se ha pasado las últimas décadas dando grandes muestras de su talento, el cual lo llevó hasta el lugar donde está.

De niño era un aficionado al boxeo y comenzó a tocar el piano cuando era un bartolo de 4 añitos. Su hermano, Alexander Joel, es un prestigioso pianista clásico y director de una sinfónica en Europa, por lo que no es novedad que Billy tenga la música en la sangre.

El debut discográfico

Ni se graduó de la secundaria, y de joven no se decidía entre el boxeo y la música, eso hasta que se rompió la nariz en el circuito amateur de box y mejor tomó el piano, lo cual, por cierto, agradecemos. Toco en un par de banduchas que le hicieron ser conocidísimo en su casa, pero hasta 1971 lanzo su primer álbum, ‘Cold Spring Harbor’, mismo que si bien no fue un éxito, despertó el interés de la Columbia Records.

El éxito llega

Una vez enlistado con la Columbia Records, Billy Joel alcanzo rápidamente la fama al publicar su segundo disco ‘Piano Man’, de donde salen temazos como “Travelin’ Prayer” y “Piano Man”, que al día de hoy figura como una de las mejores canciones pop-rock de todos los tiempos.

Al año siguiente, en 1974, publica ‘Streetlife Serenade’, con más rolas como “The Mexican Conection”, “The Entretainer”“Root Beer Rag”. De ahí le siguió el álbum ‘Turnstiles’, lanzado en 1976, llevando en sus letras la vida de un artista bastante chévere y trabajador en un mundo lleno de competencia, algo así como la trilogía del hombre del piano.

‘The Stranger’, su quinto álbum de estudio, fue la semilla que le planto como un cantante respetado en la industria, dándole sus primeros dos Grammy por la canción “Just The Way You Are”, siendo ésta la más versionada por artistas internacionales, incluyendo a José José, quien le hizo su cóver en español. De este disco se desprenden otros dos buenos temas como “Movin’ Out” y “Only The Good Die Young”.

Su tercer Grammy llego al año siguiente, con el long play ’52nd Street’, su sexto álbum y en el cual se escuchan hits como “Big Shot, My Life” y “Honesty”.

Con la llegada de los 80, Billy Joel cambiaría su estilo musical, pero este cambio, lejos de ser malo, haría de su persona alguien consagrado y cada día más exitoso.

De ‘Glass Houses’, su primer disco de los 80, es de cajón escuchar “It’s Still Rock and Roll To Me”, “You May Be Rigth” y “I Don’t Want To Be Alone”. Si no has escuchado eso, no has escuchado nada de Billy Joel. Para su álbum ‘The Nylon Curtain’ ya podían escucharse letras más introspectivas y hasta con tintes políticos; de este álbum no diré mucho, mejor escúchalo por tu cuenta.

Una de mis canciones favoritas, sin duda alguna es “Uptown Girl”, la cual aparece en su disco ‘An Innocent Man’, de 1983, la cual no ganó ni un solo reconocimiento, pero ni lo necesita, pues es tan pegajosa y chula como para fijarse en banalidades como un premio.

Otra canción muy buena es “We Didn’t Start the Fire”, de su décimo tercer álbum ‘Storm Front’, la cual habla de los eventos históricos que sucedieron a lo largo de sus entonces 40 añotes, simplemente un Roll-On.

Creo que ya estoy haciendo muy largo el cuento. El chiste está en que el hombre del piano ha destacado tanto que se ha dado el lujo de lanzar algunos álbumes de música académica, vulgarmente llamada música clásica, así como darse el lujo de echarse a dormir, como Roger Waters, algunos años, por lo que ahora solo se dedica a hacer giras. También se graduó de la secundaria un par de décadas después de haber desertado del cole. Es un artista tan o igual de grande que el mismo Elton John o Frank Sinatra, un cantante que toca Sólo Buena Música.

Tags:
Melómano por herencia; bailarín frustrado y con dos pies izquierdos; un vago sin remedio; escritor de dudosa calidad; redactor que olvida comas y acentos; baterista hasta cuatro compases; poetastro (de esos que apestan); cantante de regadera; director de cine y teatro en sus sueños; Pero eso si, a toda madre el vato.

Related Article