fbpx

Dirigida por Galder Gaztelu-Urrutia, El Hoyo es una película pretensiosa, repleta de alegorías acerca de cambiar el sistema actual y el efecto de los excesos. ¿Cómo cambiar las cosas cuando no hay voluntad e impera el egoísmo como naturaleza humana?

#QuédateEnCasa

Valoración: 6/10

Ópera prima de Gaztelu-Urrutia nos trae una historia que pretende hacer una denuncia y una crítica social sobre todo al sistema capitalista. Como a los excesos y la forma como se distribuye la riqueza.

Para El Hoyo solo hay tres clases de personas, los de arriba, los de abajo y los que caen. Una alegoría quizá con cierto tono bíblico.

Pero también con sentido social, que desde el principio de la cinta se encarga de segregar y diferenciar, solo esta premisa es explicada y definida.

Lo que le proporciona un arranque bastante inquietante e interesante. Aunque se desvanece conforme avanza hacia lugares comunes, banalidad y discurso pretensioso tratando de ser radical.

Sinópsis de El Hoyo

El Hoyo, una metáfora que nos recuerda la realidad actual: el Covid 19

Un lugar misterioso, una prisión indescriptible, un agujero profundo. Un número desconocido de niveles. Dos reclusos viviendo en cada nivel. Una plataforma descendente que contiene comida para todos ellos. Una lucha inhumana por la supervivencia, pero también una oportunidad para la solidaridad.

El protagonista Goreng (Iván Massagué) de quien sabemos poco o nada como sus motivaciones, su aislamiento voluntario a El Hoyo.

No hay historia que profundice en su personaje ni que motivan sus acciones por momentos incoherentes y hasta absurdas.

Partiendo que su psicología como personajes no tiene ningún desarrollo. No hay historia que narrar, solo acciones.

Goreng es el arquetipo del burgués con responsabilidad social, el letrado de Starbucks que pretender revolucionar al mundo desde un sofá con una macbook con internet inalámbrico.

Pero más allá del arquetipo de héroe, resaltan sus carencias como personaje que no tiene desarrollo, simplemente es una causa de lo que ocurre en su entorno y él es efecto. 

¿Cuál es el motivo de Goreng de estar en El Hoyo? 

Zorion Eguileor in El hoyo (2019)

Aparentemente escogió el aislamiento voluntario para dejar de fumar, un motivo que resulta minimizado al conocer a los otros reclusos de El Hoyo.

El Hoyo pone a prueba a cada recluso, lo corrompe, lo sana o lo incita a cambiar las cosas, evidencia el idealismo heroico con la realidad discordante.

La idea de la plataforma de comida de El Hoyo es una alegoría de como funciona el sistema económico en el mundo. Mientras más arriba esté la plataforma, provee más comida y conforme desciende la comida se acaba.

«Si todos comieran solo lo que necesitan, todo llegaría al nivel más bajo» 

Dicen en la película. Y resulta evidente que es un retrato de las luchas de clases sociales y la contemplación de la miseria. 

Es decir, que si estás en mejor posición económica, recibes mejores cosas, que si estás debajo de los demás, evidentemente, quienes reciben solo sobras.

Resalta como premisa principal los efectos de los excesos en el ser humano, resalta el egoísmo como principal motivación, a pesar que en algunos radica un poco de esperanza para cambiarlo. 

El cuento del marginado

Ivan Massagué in El hoyo (2019)

La reivindicación del marginado o del capitalista arrepentido que quiere devolver el equilibrio.

Y parece una fascinación bastante recurrente en la actualidad, darle poder al inadaptado, sentir empatía por el marginado social.

La lucha que recae en los más desprotegidos, porque de ellos depende un cambio en el sistema.

El Hoyo se encarga de ofrecer un discurso político disfrazado de arte. Una denuncia social entre líneas aunque resulta demasiado evidente, vertido con un hedor de superioridad moral.

El director exagera en sus recursos narrativos para intentar ser provocador, pero sensible socialmente. Muestra en la narrativa elementos grotescos, provocar asco y repulsión. Para cambiar la realidad sin cambiar el discurso.

Ivan Massagué in El hoyo (2019)

Todo de manera forzada, así como las acciones que toman los protagonistas para resolver sus propios conflictos y los de los demás. Todo efectivo y funcional; bastante conveniente.

El mayor problema de la cinta, es que no existen reglas para que el espectador entienda como funciona El Hoyo.

Ya que desde el inicio no se establece ninguna ley, todo simplemente ocurre por casualidad y acomodado para que llegue el mensaje a las clases sociales.

Lo que le resta bastante al tono de la película, dejando más interrogantes que las preguntas que plantea desde la premisa hasta su conclusión, incluso un epílogo demasiado ambiguo.

Epílogo

El hoyo (2019)

El Hoyo es otra película pretenciosa con un discurso político que rechaza al potentado, desdeña las clases altas, y se alza con una bandera de hipocresía moral y social, para despertar conciencias.

Resulta ser una película aburrida y con tintes de radical, que no provoca. 

El grande que fuera vicioso grande, y el rico liberal será un avaro mendigo, que al poseedor de las riquezas no le hace dichoso tenerlas, sino el gastarlas y no el gastarlas como quiera, si no saberlas bien gastar.

Zihara Llana and Ivan Massagué in El hoyo (2019)

Si bien el director pudo haber tomado más riesgos, al tener una premisa que parecía más interesante que el resultado ofrecido.

A pesar de la complejidad con la que arranca, termina por caer en la simpleza y el agobio. Incluso en lo predecible y básico.

Aunque la fotografía logra su cometido de crear un ambiente tétrico y agobiante, el resto de elementos no resultan tan efectivos.

El Hoyo es todo lo que una buena idea puede ser, cuando se desperdicia por un discurso político que desarrollar una buena historia.

Tags: , ,

Related Article