fbpx

El exorcista del Papa

El mal no solo es terrenal, el mal también tiene cimientos en las tinieblas. La iglesia católica tiene sus medios para atacar el mal espiritual, infernal, demoniaco por medio del exorcismo.

El exorcismo está cimentado en el ministerio de Jesús, quien involucró a los discípulos en su misión y una de estas es la de ser enviados para exorcizar “en nombre de Aquel quien les había conferido poder” (Mateo 10,8; Marcos 3, 14-15; Lucas 9,1).

Este rito es realizado por un obispo o un sacerdote, quien debe tener un permiso especial y expreso del ordinario local (Código Derecho Canónico, can. 1172), cabe recordar que su objetivo principal está dirigido a la expulsión de demonios o a liberar a una persona de la posesión demoniaca (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1673).

El exorcismo católico sigue un protocolo riguroso de evaluación multidisciplinaria: examen médico, psicológico y psiquiátrico, luego, cuando no se comprueba algún tipo de trastorno, es enviado finalmente al exorcista.

Uno de los más reconocidos exorcistas es el padre Gabriele Amorth, quien nació en Módena (Italia) en 1925 y falleció el 16 de septiembre en 2016 en Roma a los 91 años de edad. Se ordenó sacerdote en 1954 y fue nombrado exorcista en junio de 1986 bajo la dirección del padre Candido Amantini. En el año de 1990, fundó la Asociación Internacional de Exorcistas, también escribió varios libros, entre ellos tenemos: “Vade Retro Satanás”, “Memorias de un exorcista”, “Mi encuentro con el diablo”, “Exorcistas y Psiquiatras” y “El Último Exorcista”.

El cineasta William Friedkin realizó un documental sobre su trabajo: “The devil and the father Amorth” –mayo 2016, duración: 68 minutos-, que trata sobre exorcismos reales, junto a opiniones de neurocirujanos y psiquiatras, con este documental, el padre Amorth quería asegurarse que la gente tome conciencia sobre la necesidad del exorcismo en ciertos casos, además de la necesidad del entrenamiento de más exorcistas.

La vida del padre Gabriele Amorth será llevada a la pantalla grande, según el tabloide The Hollywood Reporter, el actor Rusell Crowe (Gladiador 2000) interpretaría al exorcista jefe del Vaticano en la película llamada “The Pope’s Exorcist” (El Exorcista del Papa), será dirigida por Julius Avery («Overlod», 2018) y su producción está planeada para septiembre en Irlanda.

Esta película sería la oportunidad para ver más de cerca la labor del exorcista que como mencioné anteriormente va acompañado de profesionales de la salud, pues en palabras del padre Amorth: “El psiquiatra establece si es una enfermedad; el exorcista, si hay una maldición”.

«Vade Retro Satana/ Nunquam Suade Mihi Vana/ Sunt Mala Quae Libas/ Ipse Venena Bibas».

«¡Apártate, Satanás!/ No sugieras cosas vanas/ Pues maldad es lo que brindas/ Bebe tú mismo el veneno».