fbpx

Chrysler Intrepid, el último gran auto

Era el año 1992, cuando Chrysler Corporation introdujo una gama nueva de autos de gran tamaño, el Dodge Concorde y el Chrysler Intrepid.

En apariencia y mecánica, ambos bastante similares. Sedanes de tracción delantera con motor longitudinal.

Chrysler Intrepid

En cuanto a equipamiento, lo último en tecnología y seguridad. Bolsas de aire, aire acondicionado, equipo de audio de gran fidelidad, asientos de piel, ventanas eléctricas, frenos ABS y piloto automático. En la década de los 90 eso solo significaba una cosa, un auto de lujo.

Para el mercado mexicano, se ofreció el Chrysler Intrepid, mientras que para Estados Unidos el Dodge Concorde. Prácticamente lo mismo, pero con diferente nombre.

Mecánicamente, el Intrepid era equipado con un motor 6 cilindros de 3.5 litros capaz de generar hasta 218 caballos de potencia. La velocidad máxima es de 210 km/h.

Obviamente en esos años el consumo excesivo de gasolina no representaba un problema.

En 1997 llegó la segunda generación de toda la gama Chrysler, entre ellos el Intrepid, que adoptó una nueva transmisión automática con “autostick”.

Con la nueva generación, el diseño también se renovó, dándole una apariencia fresca y deportiva.

En esta etapa, los motores presentaron bastantes fallas debido a que las mangueras del aceite se tapaban.

En el año 2000, el Intrepid recibió un rediseño y un nuevo motor de 3.3 litros que fue muy bien recibido. Incluso esto lo llevó a los circuitos de NASCAR, lo que significó el regreso de Chrysler a la competición después de 16 años de ausencia y una victoria después de más de 25 años.

Con la llegada del nuevo milenio, nuevas tecnologías fueron desplazando la popularidad del Intrepid. Y aunque su diseño seguía siendo revolucionario en 2004 tuvo que dejar el camino libre para las nuevas generaciones.

Así es como el auto de 5.2 metros de largo y casi 2 metros de ancho dominó el mercado de los sedanes en los años noventa, desde entonces no se ha visto un auto con esas dimensiones en el mercado de los autos nuevos.

Foto del autor

Luis Mondragón

Amante de los autos y apasionado de la velocidad.