fbpx

Autos Olímpicos en México 68

¡Por fin! Después de un año de pandemia y varias dificultades en el camino, los Juegos Olímpicos de Japón han comenzado.

El país con los mayores avances tecnológicos del plantea está dispuesto a dejar boquiabiertos a los atletas y visitantes que necesiten desplazarse.

Toyota es el fabricante encargado de la movilidad en las olimpiadas. Sobra decir que se usarán vehículos eléctricos, pues Japón quiere obtener el récord del menor nivel de emisiones de cualquier flota oficial empleada en unos Juegos Olímpicos.

Toyota proporcionará 3,700 vehículos de los cuales 2,700 están destinados para el transporte entre sedes, y son autos comerciales que ya se venden en distintos mercados.

El resto son autos conceptos nunca vistos, destaca el Toyota Mirai que funciona con hidrógeno y el E-Palette, un vehículo autónomo que circulará 24 horas en un circuito de la Villa Olímpica.

Es imposible comparar la movilidad de Japón 2021 con los autos que circulaban en México 68, eran otros tiempos y son años luz de avances tecnológicos.

Si bien, México puso el transporte público a disposición de atletas y visitantes, las estrellas automotrices de aquellos Juegos Olímpicos eran más bien ediciones especiales que cualquiera podía comprar en un distribuidor.

Opel Olympico

En esos años, Opel formaba parte de General Motors como una marca dedicada a fabricar vehículos comerciales ligeros.

Tras algunos altibajos de ventas causados principalmente por la Primera Guerra Mundial, Opel aprovechó los juegos olímpicos de Berlín 1936 para lanzar su primer vehículo postguerra, el Opel Olympia.

Fue tal el éxito del Olympia, que el fabricante replicó la estrategia en las olimpiadas de México 68’ y fabricó una variante para el mercado mexicano de su modelo Rekord C.

El Opel Rekord Olímpico portaba distintas configuraciones de motor, desde 1.5 litros hasta 2.2 litros. La velocidad máxima que se podía alcanzar era de 170 km/h.

Autos Olímpicos en México 68

Nissan Bluebird 410

A principios de la década de los sesenta, Nissan, una de las marcas más populares en nuestro país era exclusiva de Japón.

En sustitución, México y algunos otros países comercializaban la marca Datsun, con algunos modelos como el Bluebird.

Al igual que el Opel Olympia, el Datsun Bluebird fue un modelo de postguerra.

En este caso Nissan y su filial Datsun lo lanzaron tras la Segunda Guerra Mundial ante una necesidad de recuperarse de una crisis económica global, el 410 era un auto sencillo, barato y confiable.

Fue tal el éxito del Bluebird que Nissan lo convirtió en el primer vehículo en ser fabricado fuera de Japón. Las sedes: Australia, Nueva Zelanda y México.

Los éxitos del auto continuaron a tal grado que Datsun le organizó una ceremonia especial en el marco de los Juegos Olímpicos de México 1968.

Existe un ejemplar del Bluebird 410 autografiado por toda la delegación japonesa de atletas que participaron en las Olimpiadas de México.

En 1968, la industria automotriz en México vivía una buena etapa, recibía el impulso del gobierno y otros países volteaban hacia México para invertir o simplemente para el lanzamiento de autos emblemáticos.

Foto del autor

Luis Mondragón

Amante de los autos y apasionado de la velocidad.