fbpx

Bugatti, el auto más caro del mundo

Autos fabricados artesanalmente y de producción limitada es la combinación perfecta para un precio exageradamente alto.

Por eso, la marca inglesa dedicada a fabricar super autos, puede ponerle el precio que quiera a cualquier vehículo fabricado en su planta de Inglaterra. Sin duda, alguien va a pagar por él, y más aún si es una pieza única digna de una subasta.

Para los amantes de los autos, las subastas son un paraíso donde pueden encontrar los ejemplares más exclusivos del mundo.

Pero claro, para que el auto sea subastado, primero alguien debe saber su paradero.

La historia de un auto fabricado por Jean Bugatti en 1937 es un poco diferente. Todo el mundo quisiera verlo en una subasta y pagar millones por ser el afortunado propietario, pero hasta ahora nadie sabe dónde está.

Type 57 SC Atlantic

Jean Bugatti, hijo de Ettore Bugatti, fabrico solo cuatro ejemplares entre 1936 y 1938.

Los cuatro ejemplares están fabricados con carrocería de aluminio en color negro, bajo el cofre un enorme motor de ocho cilindros de 3.3 litros y una potencia de 200 CV.

Fácilmente capaz de superar 190km/h. ¡En 1936 esa velocidad era una verdadera locura!

Los cuatro ejemplares

El primer ejemplar del modelo fue un encargo de un importante banquero británico. Durante muchos años, el auto fue ampliamente usado hasta que en 1969 fue guardado en un taller.

Después cambio de propietario y comenzó un proceso de restauración, lamentablemente antes de terminar el trabajo, el dueño falleció.

Finalmente, en 2020 fue subastado por 11 millones de dólares.

El tercero, se fabricó en octubre de 1938.

Su propietario lo destrozó en un accidente causándole un daño irreparable. Un lamentable final que lo convirtió en chatarra.

Un trágico final.

El cuarto Type 57 SC forma parte de la colección del diseñador Ralph Lauren.

Se encuentra en perfectas condiciones, una verdadera pieza de museo.

Bugatti

El segundo modelo, lo fabricó Jean Bugatti en 1937, exclusivamente para su uso personal y lo bautizó como “La Voiture Noire” por el color negro de su carrocería.

Bugatti

Jean Bugatti se lo regaló a un piloto aviador quien decidió esconderlo en un lugar seguro, pues Europa vivía tiempos difíciles.

Se dice que lo escondió en un granero en algún lugar del norte de Francia.

Lamentablemente el dueño murió y la ubicación del auto se volvió un misterio.

En la actualidad nadie sabe si el auto aun existe, pero según expertos y tasadores de casas de subastas estiman que podría tener un valor que supera los 100 millones de euros.

Esta cantidad lo convertiría inmediatamente en el auto más caro del mundo.

Foto del autor

Luis Mondragón

Amante de los autos y apasionado de la velocidad.