fbpx

Jeep Wagoneer, un gran SUV

Tras casi tres décadas de ausencia, el Jeep Wagoneer regresó con una nueva generación llena de tecnología, equipamiento y mucho, pero mucho lujo.

Aunque en la actualidad existen muchas opciones de autos con las mismas características, en 1963, cuando apareció por primera vez la Wagoneer, era el único vehículo todoterreno de uso familiar y con las características de un auto de lujo.

Esta es la historia de la Jeep Wagoneer.

Corría el año de 1962 cuando la marca Jeep presentó por primera vez al público un vehículo innovador con características nunca antes vistas. Se trataba de el primer auto 4×4 de lujo.

El Jeep Wagonner rápidamente conquistó el mercado de la doble tracción, pues resultó toda una sensación el hecho de que un auto capaz de circular por cualquier tipo de camino, además fuera elegante y con materiales de primera calidad.

Jeep Wagoneer

Mecánicamente, el Jeep Wagoneer estaba impulsado por un enorme motor de seis cilindros en línea, que hasta esa época solo se había usado en camiones.

La transmisión automática de cuatro velocidades y con un sistema de doble tracción que funcionaba permanentemente.

El diseño interior tenía acabados de madera y piel por todas partes. Los asientos amplios y cómodos como los de la sala de una casa, tenían espacio para 6 ocupantes.

La enorme cajuela podía crecer aún más, pues los asientos traseros eran abatibles. En pocas palabras el Jeep Wagoneer era la mezcla perfecta entre un auto de lujo y lo atrevido de un todoterreno.

A pesar de que la marca Jeep cambió de propietario varias veces, el Wagoneer mantuvo su producción sin cambios importantes de diseño.

Jeep Grand Wagoneer

En 1984 apareció una nueva generación con más lujo y más equipamiento que la anterior.

Imaginemos estar en la década de los 80, cuando solo los fabricantes exóticos o de máximo lujo equipaban sus autos con lo último en tecnología, pues para el resto era incosteable.

Pues la Jeep Grand Wagoneer tenía esto y más. Todo era eléctricos, los cristales, espejos, asientos, seguros. ¡Absolutamente todo!

El sistema de sonido era de la marca Jensen y contaba con 8 bocinas y por primera vez en la marca, podía reproducir cassettes.

Lo mejor de todo es que este enorme SUV se fabricaba en nuestro país y de aquí era exportado a Estados Unidos.

Lamentablemente los tiempos cambian y la producción de Wagoneer llegó a su fin en 1991. Pero afortunadamente un vehículo con tal importancia y características es sensacional para toda la vida, al punto que un buen ejemplar en excelente estado podría cotar más de un millón de pesos.

Pocas veces los fabricantes de autos se atreven a producir un auto tan adelantado a su época, pero sin duda este fue uno.

Foto del autor

Luis Mondragón

Amante de los autos y apasionado de la velocidad.