fbpx

Se reaviva una vez más el debate sobre la tenencia de armas. Las últimas noticias sobre lo sucedido en El Paso (Texas), es una gota más al vaso que está por rebozarse.

El gobierno estadounidense cree que el problema no es el acceso a las armas, que el problema se debe a los trastornos mentales y a los videojuegos (puede ser factores, pero no la causa), pues es bien sabido que la Asociación Nacional del Rifle, nunca ha dado su brazo a torcer para endurecer las medidas para que se pueda adquirir un arma.

Las masivas migraciones, el multiculturalismo y la polarización política, ha hecho que resurjan algunos grupos supremacistas blancos (según las estadísticas, un cincuenta por ciento), haciendo que los tiroteos (terrorismo doméstico) se estén convirtiendo en el pan de cada día.

Manifiestos que incitan a crímenes de odio, donde la comunidad hispana es catalogada como invasores que se deben exterminar demuestra que, a pesar de los años, nuestro pensamiento ha evolucionado un poco, donde predomina el racismo, en una especie donde las razas no existen, ya que el término correcto es ‘etnia’.

Trump niega la amenaza de estos grupos, pero los hechos de estas últimas semanas dicen lo contrario y que lo ratifica el director del FBI afirmando que es persistente y generalizada.

Entonces me llega American History X a la memoria, porque pareciese que todos los días emuláramos con nuestros actos el trasfondo de esta película: los prejuicios, la violencia, la agresión, el poder coercitivo, la amenaza y el castigo.

“Ahora debo decirle lo que he aprendido, mi conclusión, y mi conclusión es que el odio es un lastre, la vida es demasiado corta para estar siempre cabreado, no merece la pena… No debemos ser amigos, sino amigos”. Todos victimarios, todos verdugos, todos victimas… ojalá al igual que Derek, encontremos la redención que tanto necesitamos.

Tags: , ,

Related Article