fbpx

Review | Candyman (2021)

Calificación: 5/10

Candyman (2021) es una secuela de la original de 1992. Casi 20 años para que se decidieran a realizar una nueva cinta enfocada en el misticismo y un terror sobrenatural con una fuerte crítica social. Con un guion de Jordan Peele y Win Rosenfeld y dirigida por Nia DaCosta nos adentra a un mundo de pesadilla, abundan los temas sobre conflictos raciales en el Chicago Actual.

Estamos en Chicago actual, los acontecimientos que ocurrieron en 1992 persisten pero los habitantes actuales no tienen conocimiento de esos hechos.

Un barrio de Chicago en el que su historia fue forjada por la violencia policial y los linchamientos de hombres negros, recordemos la trama central de la cinta original. Todo se conduce entre simbolismos sobrenaturales y diálogos proféticos frente un espejo donde sobrevive la maldición de Candyman.

En la historia de Chicago se recuerdan los disturbios raciales en el año 1919 en el gobierno de Woodrow Wilson.

Candyman aspira a ser la película más terrorífica de 2021 y presenta su  tráiler en español

VIOLENCIA GRATUITA SIN OBJETIVO.

La extrema violencia ejerce un punto de inflexión notable, la crudeza de su fotografía de inicio trata de captar al espectador al creer que está ante una película slasher de mitad de los ochentas, en un descarado intento por atraer al nostálgico.

Pero realmente nunca está lidiando en todo su esplendor. Aunque implanta la idea -sútilmente- de aquél sufrimiento de los negros por agravio de los blancos. Esa parece una buena idea, si no ha sido tan repetitiva en manos de Jordan Peele que después de «Get Out» todo parece tan familiar y sorprende mucho menos.

Crítica de Candyman (2021): Película de terror de Nia DaCosta

Tal y como lo dice Angelica Jade bastién para la revista Vulture:

Candyman is the most disappointing film of the year so far, limning not only the artistic failures of the individuals who ushered it to life, but the artistic failures of an entire industry that seeks to commodify Blackness to embolden its bottom line.

DECEPCIONANTE.

Candyman: el nuevo trailer de la película de terror ye hará temblar | GQ  México y Latinoamérica

Candyman (2021) es la película más decepcionante del año, sobre todo por las expectativas de un primer teaser tan hipnótico e intrigante. Describe no solo los fracasos artísticos de las personas que le dieron vida, sino también los fracasos artísticos de toda una industria que busca mercantilizar la raza negra para envalentonar sus resultados.

Candyman de 1992 de Bernard Rice habría mostrado un verdadero prodigio de intriga y terror. Basada en la historia de terror de Clive Barker. Tony Todd quien regresa como Candyman (2021) en esta nueva cinta, pudo haber encontrado su voz en 1992 y en esta ocasión reafirmar sus motivaciones en un contexto más actual, donde todo se va olvidando pero las leyendas perduran.

Candyman logró encumbrarse como un personaje gótico, rodeado de misticismo, de seducción erótica y mortal, su personaje, hombre negro y viril dotado de poder sobrenatural para que pueda vengarse de quienes no creen en su leyenda.

El rumbo que intenta Jordan Peele y DaCosta en esta versión, gira en torno al recuerdo de las víctimas negras a manos de hombres blancos, este Candyman es un grupo cohesionado de esos hombres asesinados por la brutalidad estatal. Pero esa premisa constantemente se quiebra y deja en evidencia que no es tan consistente.

A diferencia del Candyman original, aquí no existe la presencia física de uno, si no que son simplemente reflejos en los espejos que sirven para invocarlos, una aparente fuerza consolidada y que se repite con mayor esencia.

UNA PELÍCULA SIN RUMBO.

Candyman – Spoiler Time

Ni DaCosta en la dirección, ni Jordan Peele en el guión, saben finalmente que hacer con tantos elementos que tratan de encajar, la madurez de un personaje como Candyman, que resulta ser un poco más aterrador cuando no es visible y también más peligroso, no logra encontrar esa atmósfera.

Candyman (2021) es una película aburrida y carece de energía. No funciona como película de terror aunque contiene elementos sobrenaturales y demasiada violencia gráfica.

Tampoco funciona como una cinta de protesta, pues recurre demasiado fácil a tratar de generar empatía por el personaje de Candyman como una víctima negra en un mundo dominado por los blancos.

Y ahí radica el mayor problema, cuando el cine se convierte en estandarte de complejos y de temas políticos con el afán de sentirse provocadores, relevantes o influyentes, en un momento que el tema es preguntar ¿cuánto aporta ese personaje a la inclusión y no a la trama?.

CHICAGO NO HA CAMBIADO.

Candyman (2021) Fondo de pantalla HD | Fondo de Escritorio | 1920x1280

Candyman (2021) nos viene a absorber nuestros prejucios sobre los negros, implantando otros sobre los blancos que son «malos». No hay un lenguaje cinematográfico, ni una estética, no hay evolución de personaje, parecen querer vivir del recuerdo de lo que fue Candyman en 1992.

Esta cinta es un fallido intento, pobremente, intenta vendernos la idea de que se trata de un horror exquisito mezcla de política y crítica social, cuando el impacto debería ser igual que su violencia cruda y explícita, pero no logra su objetivo.

Más allá de convertir una cinta clásica en un regreso con bandera política y social, deberíamos preguntarnos ¿Porqué Jordan Peele sigue obteniendo buenos proyectos que fracasan? Después de haber acabado con The Twilight Zone para Amazon, sabemos que lo suyo son proyectos de cine, y este pudo haber significado un gran regreso al cine.

Candyman (2021) es un producto pobre. Acartonado y artificial. No genera miedo o suspenso y más allá del cobarde intento por la mercantilización de la cultura de la víctima y la cultura negra como oprimidos, tratando de azotarnos con la culpa.

El resultado es una cinta desabrida y aburrida.

Foto del autor

Prince W. Cantodea

Escritor desde 1999. En LookingBack desde 2018. Novelista y guionista. He escrito 3 novelas, un poemario, 14 cuentos, 3 ensayos y 4 guiones de cine. Publicado en varias revistas y diarios de México y España.