fbpx

Autos para celebrar el 4 de julio

Hace 245 años se firmó la Declaración de Independencia en Estados Unidos, y cada 4 de julio los americanos lo celebran a lo grande, con desfiles, fuegos artificiales y reuniones familiares.

Pero aquí no se trata de hablar de la historia de los gringos, sino de autos, y aprovechando la ocasión vamos a hacer un pequeño homenaje a los autos americanos, al menos los que mejor representan la esencia estadounidense.

Autos para celebrar el 4 de julio

Estos son algunos de los Muscle Cars más emblemáticos

Ford Mustang

Desde su creación en 1964, El Mustang es el Muscle Car por excelencia.

El diseño de este auto estuvo a cargo del gran Lee lacocca, y originalmente estaba pensado para cubrir la demanda de la primera ola de baby boomers que ya tenían edad para manejar.

El auto tuvo tal éxito que en los primeros 18 meses de producción ya se habían vendido más de 1 millón de unidades.

El Mustang siempre ha estado acompañado de su inseparable motor de 8 cilindros, sin embargo, con el paso de los años y los altos precios de gasolina existe la opción de 6 y 4 cilindros.

Este Ponycar recientemente celebró 57 año de existencia.

Autos para celebrar el 4 de julio

Chevrolet Corvette

La historia del Corvette está llena de altibajos de desempeño. Algunas veces Chevrolet hecha la casa por la ventana para dotar al Corvette con cientos de caballos de potencia (como debe ser), y otras solo le puede ofrecer un anémico motor, como en la tercera generación de 1970 que solo alcanzó para 165 caballos.

A pesar de todo, el Corvette siempre ha sido un objeto de deseo para los amantes de los autos y la velocidad.

Hizo su debut en 1953 y desde entonces hasta su actual octava generación, el Corvette es el Muscle Car auto con más esencia americana.

Un dato curioso es que para diseñarlo se usó una botella de Coca Cola como inspiración.

Dodge Charger

Cuenta la historia que en 1966 cuando apareció por primera vez, el Charger fue muy bien recibido por los clientes y la prensa de esos años, además en 1971 fue nominado como el auto Performance del año.

Al Charger no le hace falta nada para considerarse un verdadero Muscle Car y ser toda una leyenda en la industria automotriz.

En sus primeros años, el Charger estaba equipado con un motor Magnum V8 440de 375 caballos, y para quienes querían un poco más, tenían la opción de un HEMI 426 con 425 caballos, puro músculo americano.

Oldsmobile 442

Un auto poco conocido pero que se fabricó por casi dos décadas, sin embargo, sus mejores años fueron entre 1968 y 1972 cuando su segunda generación estaba vigente.

Fue producido por la extinta división de General Motors conocida como Oldsmobile. Nació para competir con el Pontiac GTO.

El 442 supo combinar el lujo de aquellos años cuando todo era cromado y llamativo, con un enorme motor deportivo.

Su nombre es sinónimo de 4 gargantas de carburador, 4 velocidades y 2 salidas de escape.

Chevrolet Camaro

Su único propósito en este mundo es destruir al Mustang de Ford.

Tan solo unos meses después de su lanzamiento, el Camaro logró convertirse en el auto del año en 1967.

El Camaro estaba disponible en dos versiones, la RS/SS bastante potente y la Z28 que aumentaba considerablemente la potencia y el precio.

Esos son los verdaderos Muscle Cars, autos que en las décadas de los 60 y 70 aterrorizaban las calles con el ruido de sus enormes motores V8. Autos con potencia desmesurada y que no escatimaban en gasolina. Autos de verdad.

Photo of author

Luis Mondragón

Amante de los autos y apasionado de la velocidad.