fbpx

Los autos de Pedro Infante

Los autos de Pedro Infante

Los autos de Pedro Infante

Pedro Infante fue sin duda uno de los ídolos más grandes del Siglo XX en la cultura popular mexicana.

Interprete de canciones de música regional y protagonista en más de 50 películas lo convirtieron en un personaje amado por las mujeres y admirado por chicos y grandes.

Gracias a su gran fama, Pedro Infante se rodeó de lujos y opulencia y naturalmente fue poseedor de verdaderas joyas automotrices. Aquí un recorrido por los más emblemáticos autos del ídolo de Guamúchil.

Lincoln Continental 1942

El auto más lujoso de su colección y posiblemente su favorito.

El Lincoln Continental de 1942 definitivamente era especial, empezando porque solo se fabricaron 136 unidades de este vehículo debido a que la producción se detuvo porque en esos años estalló la Segunda Guerra Mundial.

Bajo el cofre, el auto tenia un motor de 5.0 litros y 12 cilindros en “V” capaz de entregar 130 caballos de fuerza.

El auto fue diseñado por Edsel Bryant Ford, presidente de Ford Motor Company de aquellos años y hasta la fecha la carrocería aún es considerada como una de las más bonitas de la historia automotriz.

Mercedes-Benz SL 300

El famoso Mercedes “alas de gaviota” fue adquirido por Pedro Infante en 1956 en color blanco perla con interiores rojos.

Bajo el cofre, el SL300 tenía un motor de 3.0 litros y 6 cilindros en línea con un sistema de inyección de combustible. De los primeros autos con esta tecnología.

El motor entregaba 215 caballos de fuerza y era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 8.2 segundos, la velocidad punta era de 245 km/h.

Harley-Davidson 1955

Imaginar a Pedro infante en una motocicleta es fácil, además inmediatamente llega a la mente la película “A Toda Máquina”. Pues fue de las películas más emblemáticas del actor.

Cuando Pedro infante grabó la película “A Toda Máquina” junto con el actor Luis Aguilar, utilizaba una motocicleta que era parte de la escenografía, sin embargo más tarde la compraría.

Se trata de una Harley Davidson pintada en color pólice White equipada con un motor Panhead en V a 45 grados de 1,200 centímetros cúbicos y refrigerada por aire. La Harley era capaz de alcanzar 160 km/h.

Pedro Infante también era aficionado de la aviación y contaba con casi tres mil horas de vuelo. Desgraciadamente su pasión por los motores y la velocidad lo llevó a la muerte.

El 15 de abril de 1957 subió a un Consolidated B-24 Liberator. Apenas habían pasado unos minutos del despegue cuando la nave se desplomó en el patio de una casa en el centro de Mérida.

Antes de este accidente fatal, Pedro ya había tenido dos accidentes en aviones. Uno de ellos bastante grave, cunado su avión chocó contra un campo de maíz en Guasave.

El otro fue en Michoacán, cuando su avión se desplomó y tuvieron que ponerle una placa de titanio en el cráneo.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email